Trucos para que la secadora huela bien

Durante el invierno la secadora se convierte en uno de nuestros electrodomésticos favoritos que nos ahorra tiempo. Pero en ocasiones la ropa no huele lo bien que nos gustaría o el olor al suavizante que hemos utilizado ha desaparecido… ¡No te preocupes! En el siguiente post te damos trucos para que la ropa huela increíblemente bien, además de detectar de dónde vienen esos malos olores para evitar quebraderos de cabeza.

 

¿De dónde viene el mal olor?

Antes de nada, lo recomendable es detectar la fuente de esos olores ya que la gran mayoría vienen de la propia lavadora. Si tienes estos olores a raya, ya tienes gran parte de la solución.

Demasiada cantidad de detergente

Uno de los principales fallos es echar demasiado detergente y/o suavizante que puede solidificarse al terminar los lavados y permanecer pegados en el tambor. La solución es seguir las instrucciones que todos los productos tienen en el recipiente o bien, si quieres olvidarte de ello, actualmente existen en el mercado lavadoras con autodosificación de detergente y suavizante.

La ropa huele mal

Es probable que la ropa ya oliera mal al sacarla de la lavadora. Lo recomendable es sacar la colada justo después de terminar el lavado, ya que si permanece mucho tiempo dentro puede generar malos olores por la humedad. Esto también se puede solucionar dejando siempre la puerta abierta de la lavadora tras los lavados para que el tambor se seque por completo.

Colocación de la secadora

Dónde ubicamos la secadora también puede influir. Un baño sin ventanas y con calefacción es el peor ambiente para ellas. Las secadoras generan calor, por lo que necesitan una ventilación continua durante su funcionamiento y que las zonas de ventilación (principalmente ubicadas en el frontal) estén sin obstruir.

 

La ropa huele mal después de la secadora

No ajustar bien el tiempo

Si elegimos un programa corto de secado, la ropa quedará ligeramente húmeda y si la guardamos en el armario con esta humedad en el tejido, es más que probable que huela mal. Por ello lo mejor si no sabemos qué programa es el ideal, es hacer una prueba y aumentar las revoluciones del centrifugado al lavar para que quede más seca. Además así la ropa saldrá más seca de la lavadora y no necesitará mucho tiempo en la secadora.

Exceso de suavizante

Parece repetitivo pero es la causa más frecuente. Desconocer la cantidad de suavizante y de detergente estropea las prendas y genera restos que se adhieren en el tambor. Por ello repetimos que lo indispensable es seguir las medidas de los fabricantes de detergente según la cantidad y suciedad de la ropa.

No mirar si está bien lavada

Lo habitual es meter la ropa después de la lavadora directamente en la secadora, sin mirar, todo adentro. Si la ropa no está bien lavada esto hará que los olores que no se hayan eliminado persistan en los tejidos y estos al secarse sigan estando. Para evitarlo, revisa que las prendas estén limpias y sin manchas después de su lavado. Muchos fabricantes están incluyendo en las lavadoras programas para desinfectar las prendas, es una buena solución a este problema.

Mantener limpias la secadora y la lavadora

Un buen mantenimiento periódico de ambos electrodomésticos solucionarán casi todos estos problemas. En nuestro blog tienes una entrada donde explicamos Aprende a limpiar tu secadora y dejarla impecable como el primer día.

Vaciar el depósito de condensación

Si tu secadora no está conectada al desagüe, el agua procedente de los secados se almacena en un depósito. Lo más recomendable es que lo vacíes después del secado de tu ropa, evitando así los posibles restos de detergente que hayan podido quedar en el agua.

Trucos para que tu ropa huela bien

Hace ya varios meses se hizo viral un truco por Instagram de la usuaria Mrs. D’s Cleaning Reviews donde explicaba cómo hacer que la ropa de la secadora huela bien. Porque este electrodoméstico elimina todos los olores del suavizante. El truco consistía en añadir una esponja perfumada con suavizante a la secadora, para que las prendas absorbieran este olor.

Pero para aquellas personas alérgicas el suavizante no es su mejor aliado, por ello podemos sustituir el suavizante por aceites esenciales.

 

Bicarbonato o vinagre blanco

Estos dos productos, además de baratos y fáciles de encontrar, son la mejor solución para eliminar manchas, malos olores, etc. Echa un vistazo a nuestra entrada para eliminar olores donde explicamos todas sus ventajas.

Bolas de secadora

Estas bolas te ayudan a ahorrar hasta un 25% de tiempo en cada ciclo, sobre todo aquellas de lana que mantienen los tejidos separados y evitan pliegues y arrugas del lavado, para que puedan secarse mejor. A estas pequeñas compañeras, las puedes añadir unas gotas de tu aceite esencial para que igual que la esponja, perfumen tus prendas. Ten en cuenta que los aceites esenciales tienden a oler menos, por lo que será cuestión de probar la cantidad de líquido para que la ropa quede a tu gusto.

¿Qué te han parecido nuestros trucos? Si conoces alguno más no dudes en contárnoslo, estaremos encantados de leeros y ¡seguir vuestros consejos!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − once =