9 trucos caseros para limpiar tu plancha

Tras muchos usos es habitual que la suela de nuestra plancha tenga quemaduras o restos de cal que mancharán las prendas. Pero no te preocupes, ¡porque tiene solución!

En el blog de La Casa Tecno te damos 9 trucos caseros para dejar tu plancha como nueva y ahorrar dinero, atento a nuestros consejos.

 

Cada cuanto limpiar la plancha

Lo primero de todo siempre será un mantenimiento periodico del aparato para evitar lo máximo posible el deterioro, como sabemos, cuanto más cuidamos algo más durará. Además una persona que apenas la use no tendrá que hacer este mantenimiento tan a menudo como una familia que la use prácticamente todas las semanas.

También dependerá de si utilizas productos como el almidón o el apresto, que hacen que la plancha se ensucie antes lo que conlleva a un mantenimiento más habitual.

 6 consejos para que cuides tu plancha y te dure más:

    1. Usar agua destilada o desmineralizada, sobre todo si vives en zonas donde el agua es muy dura o si tu plancha en concreto no se puede utilizar con agua del grifo.
    2. Vaciar el depósito siempre después de cada uso, una vez que hayas terminado de planchar y con la plancha fría. Nunca la dejes con agua dentro.
    3. Llenar la plancha en frío y desenchufada.
    4. Guardar en posición vertical para que ningún resto de agua pueda llegar hasta el mecanismo interior y para que no se raye la suela.
    5. Controlar la temperatura mientras la utilizas. Es decir no la pongas demasiado caliente y ten cuidado con los adornos de las prendas, las serigrafías, etc.
    6. No pasarla por metales o plásticos, como por ejemplo las cremalleras, los botones metálicos… ya que podrías dañar la suela

 

Trucos caseros

Con estos ingredientes que todos tenemos en casa y que te mostramos a continuación, es fácil mantener a raya los olores en casa, pero también son útiles e incluso indispensables para la limpieza. Además, al utilizar remedios naturales también estarás cuidando del medio ambiente.

 

    • Sal gruesa. Muy útil sobre todo cuando la suela está quemada.
        • Vierte varias cucharadas de sal gruesa en un paño.
        • Enciende la plancha y cuando esté caliente, frota hacia delante y hacia atrás la base de la plancha sobre el paño, hasta que se eliminen las marcas de suciedad pero hazlo con suavidad para que no se raye (aunque si tienes una plancha antiadherente no lo hará).
        • Una vez fría, pasa un paño húmedo para retirar los posibles restos.

    • Cera de vela
        • Con la suela templada frota una vela por toda la superficie y acto seguido activa la función del vapor (si la tiene).
        • Frota la plancha sobre un papel de estraza o un paño limpio para destapar los agujeros de la plancha que habían quedado tapados con la cera
        • Retira la cera que haya podido quedar con un paño suave
    • Pasta de dientes. Útil para quitar quemaduras de la suela.
        • Asegúrate que la plancha está desenchufada y fría y añade un poco de pasta de dientes sobre la suela, frotándola suavemente con un paño limpio.
        • Cuando esté caliente, activa la función vapor durante cinco minutos aproximadamente y déjala reposar.
        • Cuando la base esté tibia pásale un paño para pulirla y quitar los restos de pasta
    • Bicarbonato. Para las manchas de cal.
        • Vierte en un recipiente con 1 cucharada de agua fría (mejor destilada para que no tenga cal) y 2 cucharadas de bicarbonato hasta hacer una pasta acuosa pero con consistencia.
        • Con un paño suave y limpio o una espátula de silicona, reparte la pasta por toda la suela y limpiarla de cal. Deja que actúe unos minutos
        • Enjuaga con un paño húmedo y limpio toda la suela para retirar todos los restos.

    • Detergente de lavavajillas. Para las marcas de suciedad en los agujeros de la plancha.
        • Mezclar un poco de lavavajillas con agua destilada (si está tibia o caliente mejor) y mojar un bastoncillo en la mezcla.
        • Pásalo por los orificios de la suela.
        • Pasa un paño ligeramente húmedo por toda la suela y deja que se seque.
    • Detergente para la ropa. Utilizar solo si tu plancha es antiadherente.
        • Calienta un poco de agua y añádele un par de gotas del detergente que tengas por casa. Si quieres usar detergente en polvo añade una cucharadita para diluirlo pero sin formar espuma.
        • Sumerge un paño en ese mezcla (escúrrelo para quitar el exceso) y pásalo por toda la plancha para eliminar las manchas.
    • Papel de periódico. Cuando la suela esté pegajosa.
        • Pon la plancha a la máxima temperatura pero sin agua y con la opción de vapor apagada.
        • Pásala por el periódico hasta que no se pegue y se deslice suavemente.
    • Pulidor de metales. Solo para planchas que no tengan ningún recubrimiento en la suela
        • Pasa un paño por el producto pulidor para coger producto
        • Frota por las marcas de quemaduras el paño hasta que vayan desapareciendo.
        • Retira los restos de producto con un paño limpio y seco.
    • Estropajo de metal o Nanas. El truco más fácil y rápido pero solo para planchas sin recubrimiento en la suela.
        • Espera a que la plancha esté templada para pasar el nanas y frotar en las zonas quemadas haciendo círculos.

 

Todos estos métodos son fáciles tanto de hacer como de encontrar en cualquier tienda o supermercado, así que no hay excusa para mantener limpia tu plancha y que dure años. No obstante, es importante adquirir unos hábitos de limpieza de tu plancha para evitar que sucedan tanto las quemaduras como la cal se acumulen.

Y tú ¿conoces algún truco más para limpiar la plancha? Cuéntanoslo en los comentarios.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 4 =