Cómo instalar una placa paso a paso

Anímate a instalar tú mismo tu nueva placa vitrocerámica o de inducción con los consejos que nos dan desde Teka. Paso a paso conseguirás medir el hueco, la seguridad, la conexión eléctrica, la colocación y el sellado que son necesarios.

No dudes en consultar directamente con el fabricante de la marca de tu nueva placa para conocer más datos sobre el producto antes de adquirirlo e instalarlo.

Qué necesitas

  1. Destornilladores plano y de estrella
  2. Cutter o cuchillo
  3. Metro
  4. Guantes protectores
  5. Silicona
  6. Piezas de sujeción (si no las incluye la placa)
  7. Productos de limpieza

Ten a mano éstos elementos antes de hacer todo el proceso, así te asegurarás de tener todo a mano y podrás realizar la tarea mucho más rápido.

Espacio

Una vez ya tengas todos los materiales necesarios, hay que tener en cuenta el tipo de producto que necesitas, si una placa de cocción eléctrica (inducción y vitrocerámica) o de gas, ya que cada una tiene sus propias características de instalación. En esta entrada explicaremos la instalación de productos eléctricos.

Lo más importante es medir el hueco que tienes, de profundidad, ancho y alto. Para que la placa que adquieras quepa perfectamente y tenga suficiente espacio para que pueda ventilar. Si no tienes en cuenta las medidas, es más difícil de arreglar.

Retira cualquier elemento que pueda entorpecerte la tarea, ya sean cajones, estanterías, etc. Así tendrás espacio de sobra para toda la tarea.

Seguridad

Ya tenemos el hueco hecho, está toda la superficie perfectamente limpia y despejada, ahora toca la conexión eléctrica.

Cuando realices cualquier tarea que implique electricidad, hay que tener especial cuidado, por lo que lo más recomendable es quitar la corriente de la cocina para evitar sustos. Si no tienes claro qué diferencial es el que tienes que desconectar, lo mejor será desconectar el general y trabajes con luz natural.

Ponte los guantes de seguridad, a fin de evitar calambres, cortes o golpes.

Conexión eléctrica

Puede que sea el paso que más miedo nos da a todos, pero verás que con las medidas adecuadas no es nada complicado.

Las placas por norma general incluyen los cables para su instalación, en muchos casos con ellos pelados para que según la necesidad del consumidor se instale un tipo de enchufe u otro. Ten en cuenta este detalle antes de su instalación.

Si tu placa no tiene enchufe, ponla sobre una superficie acolchada del revés para que no se dañe el producto. Ahora tendrás que conectar el cable que suministra en el paquete, o si no se incluye uno de 6 mm será necesario.

Antes de conectar la placa a la corriente de tu cocina, hay que tener en cuenta dos opciones: monofásica o trifásica.

Conexión monofásica

En este tipo de instalación, tienes que agrupar en un lado los cables negro y marrón que formarán la fase, y por otro lado el azul y el gris que forma el neutro. El cable amarillo y verde, que es la tierra, quedará libre.

Conexión trifásica

Agrupa por un lado el cable verde y amarillo por un lado, y el cable negro, marrón, azul y gris por separado. Encontrarás un plano de instalación en el propio manual de instrucciones para tener claro en qué posición poner cada uno de ellos.

Si los cables vienen pelados, es recomendable que un técnico electricista especializado haga la conexión a un enchufe.

En el siguiente vídeo de Bosch, explican de manera visual cómo hacer una conexión trifásica:

Colocación de la placa

Una vez realizados todos los pasos anteriores, solo queda colocar la placa en el hueco para ella. No tendrás ningún problema en caso que el propio aparato incluya los sistemas de anclaje.

Si en el caso de tu modelo, no incluye ningún sistema, es imprescindible poner un cordón de esponja termorresistente que va a garantizar la estanqueidad de la placa. Así evitaremos posibles problemas de funcionamiento y calambres al utilizarla.

Sellado

Este paso es muy importante para evitar que se produzca alguna filtración de líquidos mientras la utilicemos o al limpiarla. Muchos fabricantes incluyes un adhesivo aislante para ello, si es el caso es simplemente instalarlo y ya estará terminado.

Si no se incluye, deberás utilizar silicona para sellarla al mueble. Con un poco de producto y una buena distribución de ello por todo su perímetro será suficiente para que quede perfecta.

 

Ya has visto que no es complicado instalar una placa en tu cocina, siguiendo las instrucciones de este post y las del manual de instrucciones no tendrás ningún problema. ¡Y siempre en caso de duda consulta con el fabricante para que te ayuden!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 1 =