Cómo usar un horno de gas

Los hornos de gas se han ido actualizando durante los últimos años y nos brindan muchas ventajas que anteriormente solo podían disfrutar los profesionales. A día de hoy podemos encontrar varias marcas que fabrican tanto cocinas como hornos independientes de gas, haciéndolos asequibles a cualquier bolsillo y gustos.

Por lo que si estás pensando en comprar un horno de gas, en el blog de La Casa Tecno, te damos algunos consejos de cómo utilizarlo y sacar el mayor partido a tu electrodoméstico.

Qué es un horno a gas

Este tipo de electrodomésticos llevan bastantes años con nosotros pero tienen una menor fama que los hornos eléctricos además de haber menos variedad y que no todas las marcas tienen este tipo de productos en sus catálogos. No obstante, en cocinas profesionales se usan mucho más este tipo de hornos debido a que soportan altas temperaturas y trabajan de manera rápida.

La gran mayoría de ellos no tienen todas las ventajas que sus amigos eléctricos nos ofrecen, pero ayudan a cocinar rápidamente y sobre todo para repostería son ideales porque tienen mayor humedad en el interior. Aunque será necesario que en el lugar donde lo ubiquemos esté perfectamente ventilado, por lo que nos puede restringir según el diseño de nuestra cocina.

Los puedes encontrar tanto para gas natural como para gas butano y su funcionamiento es el mismo, incluso muchos permiten cambiar el tipo de gas si es necesario, cambiando los inyectores.

Familiarízate con tu horno

Si nunca has utilizado uno, en primer lugar es recomendable que junto con las instrucciones aprendas dónde están las partes de tu nuevo horno. Las perillas, encendedores, luz… etc. Y cuando lo vayas a encender, además de seguir las instrucciones de uso, hazlo a la mínima potencia. Así la temperatura irá subiendo gradualmente y podrás ir conociéndolo poco a poco.

Tanto en este tipo de hornos como en los eléctricos, intenta mantener siempre (o el máximo tiempo posible) la puerta cerrada mientras está en uso. Ya que se escapa mucho calor cada vez que se abre para comprobar cómo va el cocinado, lo que hace que el horno siga trabajando para volver a llegar a la temperatura establecida, y consumirá más. Además abrir la puerta puede hacer que tu bizcocho se aplaste y quede duro por la diferencia de temperatura.

Precalentar siempre

Antes de meter los ingredientes al horno, precaliéntalo para que la temperatura esté estable. El cocinado tardará menos tiempo porque no tendrás que esperar a que alcance la temperatura deseada.

Tipo de moldes

Meireles G 2950 DV X

En la entrada anterior te explicamos los diferentes tipos de moldes y materiales que podías utilizar para cocinar en el horno. Si las recetas que vas a hacer son delicadas, utiliza moldes o bandejas de color claro. Las oscuras absorben demasiado calor y pueden estropear la receta.

Ventajas del horno de gas

  • Precio asequible
  • Calientan más rápido
  • Tienen mayor humedad interna
  • Los preferidos por los profesionales
  • Ahorro de energía
  • Menor tiempo de cocinado
  • La puedes ubicar fácilmente en pueblos o zonas sin electricidad

Qué buscar en un horno de gas

  • Válvula de seguridad para cortar el flujo de gas si la llama se apaga por accidente
  • Luz interior
  • Autoencendido electrónico
  • Si es de butano, que tenga un compartimento para guardar la bombona. Como el modelo de Meireles G 2950 DV X.
  • Material interior para facilitar la limpieza

Cómo utilizarlo

  1. Para encender un horno de gas primero debes encontrar su llama piloto, ubicada en el fondo del electrodoméstico o en la base. Para estar seguro mira el manual de instrucciones. Solo tienes que abrir la puerta y mirar en su interior, donde justo en el centro se sitúa una pieza de metal pequeña.
  2. Acerca al agujero del piloto una cerilla o un encendedor para encender el aparato. Te recomendamos un encendedor de boquilla larga para encenderlo, te será mucho más fácil. Entonces se generará una llama azul, que indicará que el horno ya puede ser utilizado. Después, pon en marcha el electrodoméstico con los botones correspondientes y listo. ¡Ya puedes empezar a cocinar!
  3. Ten en cuenta que si tu horno tiene autoencendido, no será necesario acercar ninguna llama al piloto para encenderlo, porque al girar el mando del horno se generará una chispa que lo encenderá sin que tengas que hacer nada más.

    Horno Vitrokitchen HG6IB

    Vitrokitchen HG6IB

  4. Asimismo, los hornos de gas pueden llegar a quemar la parte de abajo de tus alimentos porque el calor suele ser muy elevado en la zona inferior de este electrodoméstico. Por tanto, para evitar que eso ocurra hay que tener más cuidado y ubicar las bandejas más arriba si no quieres que se quemen en exceso.
  5. Puedes utilizar un termómetro que te ayudará a tener mayor control sobre la temperatura. Si el horno es algo antiguo y no tiene uno, puedes comprar uno y ubicarlo dentro del horno, justo en el centro. Porque es posible que el calor suba o baje de forma repentina, así que hay que estar pendiente de la cocción.
  6. Utiliza la luz del horno para comprobar el estado de tus alimentos. Abrirlo puede resultar en la pérdida repentina de la temperatura.
  7. Rota tus alimentos para asegurarte de una cocción homogénea.
  8. Para las pizzas o repostería puedes usar una piedra para hornear. Te ayudara a mantener la temperatura mas homogénea.
  9. Cuanto mas arriba coloques tus alimentos mas se doraran por arriba y lo contrario hacia abajo.
  10. Aumenta la temperatura de tu horno 25º más de lo habitual si cocinas con  un horno de gas y quieres que los alimentos queden crujientes.
  11. Gira las bandejas durante la cocción. Como no es un calor homogéneo, de vez en cuando es recomendable girar las bandejas unos cuantos grados para que los platos se cocinen de forma homogénea. (aunque no muy a menudo, ¡ya hemos avisado que no es recomendable abrir la puerta!)

Cómo dorar los alimentos en un horno de gas

  • Si quieres que los alimentos queden más dorados por arriba, súbelos a los niveles más altos.
  • Como tienen más humedad en el interior, los alimentos que queremos que queden crujientes por fuera son más difíciles de conseguir. Así que puedes subir la temperatura unos 25ºC más de lo que diga la receta para alcanzar el crujiente ideal.
  • En el caso de la repostería, hay que tener cuidado para que no se quemen por la base, por lo que sería recomendable bajar un poco la temperatura y darle 10 y 15 minutos más al tiempo.

¿Conocías los hornos de gas? Si eres un aficionado a la repostería será una opción a tener en cuenta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + 7 =