Trucos para lavar las zapatillas en la lavadora

Las zapatillas se suelen manchar con mucha facilidad debido a que son el calzado que más utilizamos, ya sea para hacer ejercicio, dar un paseo, etc. Son cómodos, bonitos y combinan con prácticamente todo (faldas, vestidos, pantalones, etc.), por eso nos acompañan a todas partes recogiendo suciedad con el uso cada vez que salimos a la calle.

Pero lavar nuestras zapatillas favoritas en la lavadora no es lo más recomendable, por eso, asegúrate de comprobar la etiqueta para ver si tus zapatillas se pueden lavar o no a máquina antes de dar el paso, así como la temperatura que soportan ya que los materiales o el pegamento utilizado en su fabricación pueden deteriorarse.

Sigue estos truquitos que te revelamos para que te ayuden a lavar tus zapatillas en la lavadora sin estropearlas. Pero si tu tampoco quieres que tus zapatillas o las de tu familia acaben estropeadas en un lavado, te enseñamos la mejor forma de lavado a mano. ¡Toma nota!

Cómo lavar las zapatillas en la lavadora

Antes que nada, ten en cuenta que este método no es el más recomendable, aunque sí es el más rápido, podría dañar tu calzado ya que el agua y los movimientos del centrifugado podrían ser perjudiciales para algunos materiales y tipos de zapatillas como el ante o la gamuza que es un material delicado que se puede dañar con la humedad. Para las zapatillas también es necesario utilizar un programa adecuado al igual que para los diferentes tipos prendas.

Pero si tu calzado ya está bastante desgastado o si presenta manchas muy difíciles de quitar, puedes seguir estos trucos:

1. Lavar las zapatillas de deporte

Las zapatillas de deporte son las que más sufren a la hora del lavado en la lavadora ya que podrían aparecer daños en la superficie, las suelas corren el riesgo de que se despequen e inluco podrían deformarse las zapatillas.

  1. Lo primero es lo primero. Sacude las zapatillas bien para no introducirlas en la lavadora con restos de tierra, arena, barro u otros restos. Puedes pasar un cepillo para quitar toda la suciedad.
  2. Quita los cordones de tus zapatillas y átalos para que permanezcan juntos. Después, introdúcelos en una bolsa para prendas delicadas para que no se queden atascados en el desagüe de la lavadora.
  3. Saca las plantillas de su interior o podrían deshacerse en el proceso.
  4. No metas las zapatillas directamente en el tambor, lo mejor es utilizar una bolsa de tela para ropa delicada.
  5. También puedes poner algunas toallas dentro del tambor para que amortigüe los golpes.
  6. Utiliza un programa corto de agua fría y si es posible sin centrifugar para que el daño sea el mejor posible.
  7. Sécalos al aire, pero no directamente al sol ni cerca de alguna fuente de calor. ¡Cuidado! Bajo ningún concepto las seques en la secadora.

2. Lavar las zapatillas blancas

En el caso de las zapatillas blancas, tendremos que tener cuidado con los detergentes que usemos, ya que productos como por ejemplo la lejía, hará que tus zapatillas se vuelvan amarillas. Para que recuperen su blancura, sigue estos pasos.

  1. Mezcla en un recipiente detergente con bicarbonato y remueve hasta que esté bien mezclado.
  2. Humedece las zapatillas sin mojarlas directamente.
  3. Con un cepillo unta las zapatillas con la mezcla que hicimos antes y deja que repose unos minutos.
  4. Aclara con agua y echa polvos de talco para absorber la humedad.
  5. Mételos en la lavadora y pon un programa corto de agua fría sin centrifugado y sin detergente.
  6. Deja secar al aire.

3. Lavar las zapatillas de tela

Las zapatillas de tela tienen la particularidad de absorber las manchas, sobre todo si son blancas, la suciedad se verá más. Para limpiar este tipo de calzados hazlo de la siguiente manera:

  1. Repite el proceso de quitar los cordones y las plantillas.
  2. Sumerge las zapatillas en agua tibia con jabón y frota hasta que se vayan quitando las manchas. Si están muy sucias y no se quitan, puedes utilizar bicarbonato, vinagre y agua oxigenada.
  3. Lávalas en la lavadora igual que en los pasos anteriores.
  4. Para secarlas, igual que en los casos anteriores, sécalos al aire evitando el sol y fuentes de calor, además, introduce dentro papel o un trapo para uqe las zapatillas no se deformen.

4. Lavar las zapatillas de piel

Siguiendo los pasos anteriores, quita lo cordones y las plantillas e intenta quitar a mano las manchas y restos de suciedad para que no se extienda en el ciclo de lavado antes de introducirlas en la lavadora. Si las manchas osn muy rebeldes, puedes utilizar algunos de estos trucos para quitar las manchas de la piel:

  1. Espolvorear polvos de talco o bicarbonato y dejar toda la noche para que absorban la mancha. Después, cepillar las zapatillas en seco.
  2. Si las manchas son difíciles de quitar, prueba frotando con una mezcla de vinagre y agua. Después de secarlas al aire, ya puedes meterlas en la lavadora.

Cómo lavar las zapatillas a mano

Lavar a mano tus zapatillas no te llevará demasiado tiempo tampoco y es un método mucho más recomendable si quieres que tu calzado quede como nuevo.

Solo necesitas un cepillo de cerdas suaves como un cepillo de dientes, detergente y una esponja. Y si son de piel y tienen manchas difíciles, necesitaremos vinagre, bicarbonato o polvos de talco.

Pasos a seguir para una limpieza óptima de las zapatillas:

  • Al igual que en el método a máquina, hay que quitar los cordones y las plantillas si se puede. Estos se limpian a parte.
  • Frotar con el cepillo ayudará a quitar la suciedad, sobre todo de las suelas.
  • Para la parte superior de las zapatillas necesitaremos hacer una mezcla de agua tibia y detergente para aplicarlo con la esponja. Si las manchas son profundas, puedes utilizar una mezcla de vinagre y agua, o poner polvos de talco o bicarbonato y dejarlo actuar para que absorban la mancha.
  • Para los bordes podemos utilizar pasta de dientes y frotar con el cepillo si la suciedad no se ha quitado. También funciona muy bien para dar brillo a las zapatillas de piel.
  • Con otra esponja o paño, aclaramos con agua para quitar el exceso de jabón.
  • Y por último, dejamos secar las zapatillas al aire libre.

Los cordones podemos lavarlos en una bolsa dentro de la lavadora o hacerlo a mano con agua y jabón. En cuanto a las plantillas, sigue los mismos pasos que para la limpieza a mano para eliminar la suciedad y los malos olores.

Recuerda nunca usar agua caliente ya que tus zapatillas podrían encoger. Lo mejor es lavarlas a mano en agua templada o en la lavadora con agua fría, simepre en e programa más corto y si es posible sin centrifugar. Otra recomendación es que no utilices tampoco productos de limpieza muy fuertes, si es posible, utilizar jabón neutro. Y para las manchas más difíciles, el vinagre es una muy buena opción al igual que el bicarbonato, que no solamente quitará las manchas, sino que además elimina el mal olor.

¿Qué opinas? ¿Has probado a lavar tus zapatillas en la lavadora? ¿Conoces algún otro método o truco? ¡Ayúdanos a ampliar la información con tu expericia!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once + tres =