7 trucos para limpiar la vitrocerámica correctamente

limpiar la vitrocerámica

 

Las vitrocerámicas han supuesto toda una revolución en los hogares. La comodidad, el diseño, la facilidad de uso con un solo click, y, sobre todo, la seguridad que proporcionan con respecto a las cocinas de gas han sido puntos clave para que la mayoría de los usuarios apuesten por ellas.

Si pensamos en su mantenimiento, también resultan más fáciles de limpiar por la sencillez que tienen. Y es que únicamente tenemos que limpiar un cristal en vez de desmontar sus elementos y fregarlos por individual.

Aunque muchas veces, nos podemos encontrar con problemas de limpieza porque la suciedad se queda pegada de tal manera que no se quita, o tenemos miedo de que se ralle.

Por eso, desde La Casa Tecno te vamos a dar 7 trucos para limpiar la vitrocerámica correctamente y no tengas que preocuparte:

 

1- Utilizar una rasqueta

Las rasquetas son imprescindibles para limpiar las vitrocerámicas. Aquellas manchas de líquidos solidificados son fáciles de eliminar únicamente pasando este utensilio. También lo puedes combinar con producto específico para limpiar la vitro si ves que las manchas son difíciles de quitar.

Las rasquetas normales valen para limpiar la vitrocerámica, pero si quieres estar más seguro de que no estropee, puedes comprar rasquetas especiales para este tipo de superficie.

 

2- Los productos limpia- vitrocerámicas

Reconocidas marcas han creado productos específicos para limpiar la vitrocerámica. Y es que el cristal de este electrodoméstico es tan sensible que no acepta cualquier limpiador químico.

Si te decantas por esta opción, ten en cuenta que esté señalado que su uso es para las vitrocerámicas. De lo contrario, se dañará.

Para su aplicación, basta con echar un pequeño chorrito sobre la superficie manchada, dejarlo actuar y retirarlo con un trapo o bayeta fina húmeda.

 

3- El remedio natural: limón

Al igual que para limpiar la suciedad del microondas, la acidez de limón sirve para ablandar aquellas manchas imposibles de eliminar.

Derramamos unas gotitas en la mancha, lo dejamos actuar y después pasamos una rasqueta o un paño húmedo y, ¡voilá! la suciedad habrá desaparecido.

 

4- Una solución gratuita: el hielo

limpiar la vitrocerámica

Si no quieres gastarte dinero para limpiar la vitrocerámica, el hielo también es un excelente remedio ‘ablanda’ suciedad.

Coge un hielo y frota la superficie de la mancha durante un minuto aproximadamente. A continuación, pasa la rasqueta o el limpiador específico y ¡suciedad eliminada!

 

5- Abrillanta la vitrocerámica con vinagre

Pues sí, amigos. Otra vez volvemos a nuestro remedio casero favorito: el vinagre. Como ya hemos visto, este líquido ácido además de condimentar la ensalada, sirve para limpiar la lavadora, el lavavajillas y, prácticamente cualquier electrodoméstico que queramos.

Esta vez, al igual que sirve para limpiar la vitrocerámica, también nos permite abrillantarla dando un toque más sofisticado a nuestra cocina.

Para ello, aplícalo en una bayeta especial o en un paño y pásalo por toda la superficie. El resultado: ¡vitro reluciente!

 

6- Utiliza bayetas ecológicas, paños o papel de cocina

Como te venimos diciendo durante los consejos anteriores, para secar la vitrocerámica o aplicar los productos, debes hacerlo sobre un paño suave: así evitarás que se estropee.

Lo mejor es contar con una bayeta ecológica de fibras especiales, un paño liso o, mismamente, con el papel de fibras sintéticas que utilizamos en la cocina.

 

7- Por último: limpia siempre después de cocinar

El mejor consejo para eliminar la suciedad de la vitrocerámica con mayor facilidad, es hacerlo después de cocinar. Cuanto más tiempo tardemos más solidificadas y pegadas se van a quedar las manchas y más difícil será quitarlas posteriormente.

 

¿Qué no debemos utilizar nunca para limpiar la vitrocerámica?

Como explicábamos anteriormente, el cristal de la superficie de la vitrocerámica es muy sensible, por lo que si utilizamos productos inadecuados se puede rallar o decolorar.

Si esto pasa ya no hay marcha atrás y, aunque la vitro seguirá funcionando, estéticamente desentonará con nuestra cocina.

limpiar la vitrocerámicaPor eso, no se te ocurra nunca limpiar la vitrocerámica con:

  • Estropajos de metal. Aunque estos estropajos son maravillosos para eliminar las manchas más difíciles en las cocinas de gas, está totalmente PROHIBIDO utilizarlos en las vitrocerámicas. Llenaríamos su superficie de ralladuras y arañazos con una sola pasada.
  • Productos abrasivos. Los limpiadores de hornos, quitamanchas o desengrasantes son muy buenos para otros electrodomésticos, pero JAMÁS para las vitrocerámicas. Al ser abrasivos pueden decolorar la superficie de la vitro y también rallarlas. Por eso, te recomendamos únicamente el producto específico para estas cocinas.

¿Te han resultado útiles estos trucos? ¿Conoces alguno más? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 3 =