Cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

Cada vez son más los electrodomésticos formados de acero inoxidable que incorporamos a nuestras cocinas. Este tipo de material, resulta muy atractivo y elegante respecto al blanco tradicional de los antiguos electrodomésticos. Además, es un material muy resistente idóneo para el trabajo en la cocina porque resiste la humedad, las altas temperaturas y también el brillo, si se cuida adecuadamente.

Pero, aunque sea muy bonito estéticamente, su principal problema es que se ensucia y se raya con facilidad. A poco que lo toquemos con las manos, las huellas enseguida se quedan marcadas y se notan a simple vista.

Para que esto no suceda, te vamos a dar las claves sobre cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable con productos caseros que seguro que tienes por casa.

Trucos para limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

Aunque el acero inoxidable sea muy sucio, es muy fácil de limpiar y a la vez de desinfectar con productos caseros.

  • Con vinagre

El vinagre blanco destilado que utilizas para cocinar, es ideal para limpiar las manchas de grasa de tus electrodomésticos. El vinagre, sirve para limpiar casi todo en nuestra cocina. Basta con hacer una mezcla de una parte de agua con tres de vinagre y empaparla en un paño suave. Después, sécalo con papel de cocina u otro paño.

  • Con agua y jabón

Para limpiar pequeñas manchas superficiales como huellas, basta con pasar un trapo de microfibras impregnado de agua y jabón. Este tipo de bayeta no deja restos de hilillos que luego son imposibles de eliminar.

Si el agua y el jabón no son suficientes para limpiar la suciedad, puedes rehacer la mezcla con agua y unas gotitas de amoníaco. Uses la mezcla que uses, es importante que la aclares antes de secarla para evitar destrozar el electrodoméstico.

  • Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores limpiadores ecológicos. Es muy suave para utilizarlo en estas superficies y no es tóxico, por lo que elimina la suciedad más difícil sin gran esfuerzo.

Para ello, puedes espolvorear directamente el bicarbonato sobre la superficie manchada y frotarlo con una esponja humedecida hasta que quede limpio. A continuación, acláralo.

De otra manera, también puedes hacer una mezcla en agua con tres cucharadas de bicarbonato, esparcirlo en el electrodoméstico y frotar la pasta creada con una esponja sobre la suciedad. Después, enjuágalo con agua.

Cómo pulir y abrillantar los electrodomésticos de acero inoxidable

Una vez que hemos limpiado la superficie de nuestros electrodomésticos de acero inoxidable, podemos sacarlos brillo y pulirlos, en el caso de que tengan algún arañazo.

Abrillantar

abrillantar grifoPara que tus electrodomésticos no pierdan el brillo con el paso del tiempo y se sigan manteniendo igual de brillantes o más que cuando los compraste, puedes abrillantarlos tras cada limpieza. Para ello, los productos naturales más recomendados son:

  • El aceite de oliva

Como si fueses a aliñar la ensalada, tras haber utilizado vinagre para limpiar los aparatos, ahora puedes coger el aceite para sacarles brillo. Basta con utilizar aceite de oliva normal o aceite de bebés, y diluir un poquito sobre papel de cocina, una esponja o un paño suave.

Después, frota sobre la superficie del electrodoméstico y frota hasta que aprecies el brillo. Si ha quedado demasiado brillante, absorbe parte del aceite antes de que se seque.

  • La Ginebra o el alcohol de quemar

Con productos que contienen alcohol, como la ginebra o el vozka, el abrillantado de los electrodomésticos es más duradero y además repele el polvo.

Lo mismo de siempre, pon un chorrito en un trapo de hilo y frota la superficie. En este caso, déjalo secar al aire porque no tarda nada en consumirse.

Pulir para eliminar arañazos

Es posible que alguno de tus electrodomésticos de acero inoxidable tenga algún arañazo por haber utilizado sin querer algún producto que haya rayado su superficie. Existen varias formas de eliminar estos rasguños:

  • Con aceite vegetal. Si el arañazo es pequeño y no tiene mucha profundidad basta con aplicar un poco de aceite vegetal para que no se aprecie el rayón.
  • Con una lija. Si el arañazo es algo más grande y con aceite vegetal no se disimula, la opción pasa por lijarlo. Para ello, solo necesitas pasar una esponja de metal no abrasiva por la superficie rayada. Debes hacerlo en la dirección de las vetas del acero inoxidable. Con este método, el rasguño se convertirá en una de estas vetas, probablemente de un grosor mayor.

eliminar arañazos

  • Con ceniza. Si no te ha funcionado ninguno de los anteriores métodos, la solución se encuentra en crear una mezcla de ceniza con aceite. A continuación, aplicamos esa mezcla en la superficie dañada y la dejamos actuar unos minutos. Después, limpia los restos con un trapo húmedo y el arañado habrá desaparecido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × uno =