Lavavajillas ecológico: cuida el medio ambiente

lavavajillas ecológico

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos que más nos facilita las tareas del día a día y nos permite disfrutar de nuestro tiempo libre. Este aparato fue inventado en 1886 por Josephine Cochrane y desde entonces su mecanismo ha evolucionado a la par que las últimas tecnologías. Actualmente cuando queremos comprar uno, encontramos en el mercado una amplia variedad de modelos en la que buscar una buena relación calidad precio. Pero además, debemos concienciarnos de su impacto en el medio ambiente y de su consumo eléctrico y de agua.

 

¿Cómo elijo un lavavajillas ecológico?

Alguna de las claves para acertar con tu lavavajillas ecológico son éstas:

  • Escoger un lavavajillas del tamaño y capacidad adecuados que se adapte a nuestras necesidades.
  • Elegir los de clase energética A o superior (A+++), una información reglada que todos los fabricantes deben indicar en la Unión Europea. Su compra inicial es un poco más cara pero nos permiten un gran ahorro durante su vida útil.
  • Asegurarse de que cuenten con programas de lavado ecológicos o ajustables a la carga que vayamos a introducir. Éstos utilizaran menos de 10 litros de agua en cada ciclo y los más óptimos hasta 6,5 litros únicamente.

Lo que sí está claro, es que el lavavajillas es más ecológico y barato que lavar a mano. Según un estudio realizado por BSH España y el Canal de Isabel II (que gestiona la distribución del agua en Madrid), un lavavajillas gasta 24 litros menos de agua al día y 50 euros menos de electricidad al año. Asimismo, el consumo energético del lavavajillas es un kW por ciclo en vez de los 4kW que gastamos a mano.

 

lavavajillas ecológico

Cuida el medio ambiente eligiendo el programa de tu lavavajillas

En los ciclos del lavavajillas se producen unos picos de consumo de energía y de agua durante los tiempos de lavado y aclarado. La elección del programa adecuado para nuestra vajilla repercutirá en un menor gasto económico y energético. Algunos consejos de los especialistas son bajar la temperatura del agua a 50 o 55 grados o llenar el lavavajillas al completo para concentrar el lavado.

Existen una serie de mitos sobre los lavavajillas que suponen un gasto extra de dinero y recursos. Solemos prelavar a mano los platos para “quitar la suciedad principal” sin ser conscientes de que ya existe esta opción en el lavavajillas y que es más eficiente. También hay que tener en cuenta que los programas cortos ahorran tiempo a costa de un mayor gasto de energía al aumentar la temperatura y la presión del agua.

Los programas de lavavajillas que consumen menos son:

  • Programas ECO: son bastante largos y consumen hasta un 40% menos de energía. Mantienen una temperatura constante de 50 grados sin realizar grandes esfuerzos. No son los más adecuados para una vajilla muy sucia.
  • Programas automáticos: son los más recomendados porque adaptan su consumo de agua y energía a la vajilla introducida. Para ello cuentan con unos sensores inteligentes que miden el nivel de suciedad de los platos.

 

Uso de productos de limpieza ecológicos

Además de escoger el programa adecuado de tu lavavajillas es importante el uso de productos de limpieza ecológicos. ¿En qué se diferencian los ecológicos de los convencionales?

  • contienen una cantidad de detergente menor
  • limitan los ingredientes peligrosos para el medio ambiente
  • no requieren temperaturas altas de lavado
  • reducen al mínimo la producción de residuos disminuyendo la cantidad de envases primarios

lavavajillas ecológicoEn contra de la común asociación entre ecológico y caro, los lavavajillas ecológicos resultan más baratos que los convencionales de marca. Esto se debe al menor gasto de transporte y distribución por el embalaje compacto y a que no tienen gastos de publicidad.

Otra opción, de la que ya hemos hablado anteriormente, es hacer tu propio jabón ecológico para el lavavajillas. Para ello solo necesitarás seguir una sencilla receta de la que puedes encontrar múltiples  variantes en internet. Además, los ingredientes son muy comunes: agua, sal gorda, limones y vinagre blanco.

Por último, es importante recordar que si vas a comprarte un nuevo lavavajillas debes reciclar el viejo llevándolo al punto limpio de tu ciudad. Allí sabrán como reciclar el aparato o tal vez reutilizar alguna de las piezas de la máquina. Con este gesto tan sencillo estarás colaborando a cuidar el medio ambiente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + ocho =