Cómo utilizar una cafetera italiana

como usar una cafetera italiana

Hoy en día existen en el mercado cientos de modelos de cafeteras para hacer café de la manera más exquisita posible. Dependiendo de la máquina y de su funcionamiento, podremos  preparar más o menos tipos de esta bebida. Las cafeteras integrables o las de cápsulas, por ejemplo, permiten preparar la más amplia variedad de cafés provenientes de cualquier parte del mundo.

Pero no vamos a hablar de las nuevas modalidades de cafeteras. Nos centraremos en un tipo de máquina para preparar café que seguro que todos tenemos en nuestra casa. Hoy, te vamos a enseñar cómo usar una cafetera italiana.

La cafetera italiana es el método más tradicional para elaborar el café en casa. Su modo de calentamiento, a través de fogones de gas o cocina eléctrica, nos ofrece un sabor fuerte y clásico al que no nos podremos resistir.

Cómo preparar café en una cafetera italiana en 6 pasos

El modo de uso de una cafetera italiana es muy sencillo. Solo tienes que seguir los siguientes pasos:

1. Elige el tipo de café adecuado

Una cafetera italiana nos prepara el café de manera exquisita pero para ello tendremos que tener una buena materia prima. Como consejo, la variedad arábiga nos ofrece uno de los mejores sabores del mercado.

Además, a la hora de comprarlo, es importante que esté molido específicamente para nuestro tipo de cafetera. Si no es así, el proceso de preparación no será el correcto.

Elige el café adecuado

2. Llénala de agua

Abre la tapa de la cafetera y llénala hasta la línea donde lo indique y, si no la tienes, hasta la mitad de la válvula de seguridad.  Es importante que el agua esté en el nivel justo porque si no nos quedaríamos cortos de agua o, por el contrario, aguaríamos el café.

3. Coloca el filtro y el café

Desenrosca la cafetera italiana y coloca el filtro en su lugar. Después, comprueba que el agua no empape el café por haber colocado agua de más.

A continuación, pon el café y asegúrate de que quede plano para que se prepare todo por igual. Puedes golpear ligeramente la cafetera por un lateral para que se nivele, pero nunca lo presiones. Si te gusta el café más suave, llena el filtro solo a la mitad.

fuego medio4. Prepara el café a fuego medio

Vuelve a montar la cafetera y calienta el café  pero no a potencia máxima. A fuego lento o medio es suficiente. Es importante que el calor se mantenga constate para que el café no sufra un cambio brusco y el sabor de eche a perder.

Un dato importante: no te olvides de dejar levantada la tapa para expulsar el vapor y ver cuándo hierve.

5. Baja el fuego cuando comience a hervir

Una vez pasados unos 5 minutos, el café comenzará a hervir. Lo notarás por el característico sonido que hace y porque el agua se empapará de café. En este momento, baja la temperatura de la cocina al mínimo y también la tapa, y espera 10 minutos para completar el proceso.

6. ¡Listo para servir!

Cuando el café esté hecho, remuévelo dentro de la cafetera antes de servirlo para que el sabor sea uniforme en todo el líquido. A continuación, ya puedes repartirlo en las tazas.

La limpieza de la cafetera italiana

Tan importante es saber cómo utilizar una cafetera italiana como limpiarla adecuadamente para su posterior uso. Con una limpieza habitual y un buen mantenimiento, te puede durar toda la vida. Para ello, puedes seguir estos consejos:

  • Para evitar que la cafetera contenga malos olores, llénala con agua con bicarbonato y déjala reposar por unos 5-10 minutos.
  • Puedes hacer un mantenimiento mensual de la cafetera para prevenir la calcificación e, igualmente, los malos olores con vinagre. El vinagre es mágico para limpiar los componentes metálicos, ya lo vimos en las lavadoras. Por ello, un buen truco es llenar la cafetera con agua, añadirle un chorro de vinagre y ponerla al fuego igual que si preparásemos café.
  • Siempre que la lavas con agua, sécala con un paño hasta que no queden restos húmedos. Nunca la dejes secar al aire porque puede la humedad comerse el brillo.

limpia la cafetera habitualmente

  • Si tu cafetera es de acero, no la laves con lejía bajo ningún concepto. Provocará que el brillo de la misma se pierda.
  • Después de cada uso, limpia los componentes internos, como el filtro y el tubo, por separado. Así nunca tendrás problemas de obstrucción en la cafetera a la hora de preparar el café.
  • Por último, guarda las piezas por separado. De esta manera, evitarás un desgaste antes de tiempo de la goma que encaja herméticamente las dos partes de la cafetera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 1 =