Acciones que puedes realizar si tu lavavajillas no lava bien

Tu lavavajillas no lava bien

Cada una de las estancias de tu hogar necesita un cuidado mínimo para que puedas encontrarte bien y a gusto. Esta misma condición puedes trasladarla para los electrodomésticos que utilices en la vida cotidiana. En este caso concreto nos vamos a centrar en el lavavajillas. Para que su funcionamiento sea eficiente tienes que realizar un mantenimiento y unos cuidados.

Si procedes a comprobar el estado de tu lavavajillas y además realizas una limpieza exhaustiva estarás alargando su duración en las mejores condiciones. A todo el mundo nos gusta ver que cada una de las máquinas que tenemos en casa estén resplandecientes, para ello no olvides sacar tiempo y no dejarte llevar por la pereza.

Si llevas cierto tiempo observando que tu lavavajillas presenta ciertas anomalías, entre ellas, que la vajilla sale con restos de cal y con apenas brillo, tienes que revisar de forma minuciosa el aparato. Pero tranquilidad, te damos algunas razones por las cuales tu lavavajillas no lava bien.

 8 razones por las que tu lavavajillas no lava bien

Tu lavavajillas no lava1. Quizá el tipo de detergente que utilizas no es del todo adecuado. El vinagre por ejemplo es un excelente abrillantador, para que tu vajilla salga con un acabado perfecto. Si optas por elegir un detergente al uso, el mercado actual te ofrece una gran variedad.

2. Es necesario que utilices sal. Este producto es primordial, sobre todo si resides en una zona donde el agua es dura. Cuando la dureza del agua es superior a lo normal, la cal está mucho más presente que si el agua fuera blanda. Si no evitas el exceso de cal, el lavavajillas se puede deteriorar.

3. El filtro del lavavajillas tienes que intenta mantenerlo limpio, así el agua circulara por conducto adecuado. Hazlo con cierta regularidad. Es recomendable hacerlo al menos una vez cada 15 días.

4. Limpia una vez a la semana el compartimento del detergente.

5. Elimina los posibles restos que se hayan quedado en la hélice del motor. Quizá se hayan podido quedar almacenadas algunas partículas de comida. Si necesitas desmontarlo, primero acude al manual de instrucciones de tu modelo de lavaplatos. Si lo haces al menos dos veces al año, evitarás errores innecesarios.

6. Revisa que la puerta del lavavajillas esté bien cerrada, sino no comenzará el ciclo de lavado.

7. Comprueba la bomba de lavado, en caso de duda, contactar con el servicio técnico de la marca del lavavajillas o  a un profesional especializado.

8. Revisa que el tubo del desagüe esté en buenas condiciones y no tenga dobleces que no permitan el paso adecuado del agua. También se puede dar el caso que el tubo del desagüe este obstruido. Puedes hacer tú mismo la comprobación: utiliza un cubo que tengas más a mano y quita el tubo de la conexión, así expulsará los posibles restos e suciedad. Quizá te tienes que ayudar de algún utensilio para eliminar los residuos que se hayan quedado atascados.

6 consideraciones para que tu vajilla salga completamente limpia

Tu lavavajillas no lava bien

1. Antes de colocar la vajilla en el lavaplatos, elimina todos los restos de comida. Puedes utilizar un paño húmeda o de un papel de cocina.  Si puedes invierte tiempo, los resultados en cuanto a la limpieza serán mejores.

2. Coloca en el compartimento adecuado cada una de las piezas de tu vajilla. Así estará todo en orden y los resultados serán mejor de lo que esperas. La cubertería no lo pongas suelta sino en el cajón apropiado y siempre con el mango hacia abajo, para evitar que te hayas daño.

3. No apelotones la vajilla o el menaje o los diferentes utensilios de cocina.

4. Cada vez que pongas en funcionamiento el lavavajillas intenta que esté lleno, para ahorrar en agua y también en tu factura de la luz. Si no lo has llenado a la hora de la comida, aprovecha los platos y los cubiertos de la cena y lo pones en marcha.

5. En relación con el detergente para el lavado, si usas un detergente en cápsulas o pastillas, la cantidad es la idónea. Además incluye en un mismo producto, el detergente, el abrillantador y la sal correspondiente. En cambio si es en polvo intenta echar la cantidad exacta para no derrochar producto. Independiente del tipo de detergente que uses, no dudes en depositarlo en el compartimento adecuado,  en lugar de dejarlo suelto dentro del lavavajillas.

6. Si ya ha finalizado el programa de lavado de tu lavavajillas, espera entre 20 y 30 minutos para abrir el lavavajillas y colocar la vajilla en el armario designado para ello. Estarás evitando la aparición de moho producido por la humedad. A su vez ese moho te puede producir malos olores. Para prevenir la proliferación de bacterias y olores desagradables además de utilizar el vinagre, puedes poner la cáscara de algún cítrico que te guste, así el olor que desprende dentro del lavavajillas te agradará.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × dos =