Consejos de barista para hacer el mejor café con una cafetera espresso en casa

Para los amantes del café, es espresso es una de las bebidas más populares por su método de extracción de un sabor, aroma y crema puros. Lo mejor de todo, es que no es necesario disfrutar de esta bebida únicamente en tu cafetería favorita, sino que, con los conocimientos y la cafetera necesaria se puede conseguir el mejor espresso en casa.

Es obvio que una máquina de café espresso profesional tendrá mayor presión y vapor constante, sin embargo, existen cafeteras espresso muy económicas para preparar café en casa y si sigues estos pasos, puedes disfrutar de un gran abanico de tipos de café como el capuchino o el vienés de la mejor calidad.

Para ello, es muy necesario conocer la temperatura del agua, el grano de molienda, los gramos que debemos usar, el apisonado del café, etc., todo influye en el sabor del café.

¿Qué es el espresso?

El espresso, o expreso en España, es un tipo de café que surge en Italia en un momento donde había una gran demanada de café dentro de la hostelería. Como no daban a basto para hacer frente a la alta demanda, los bares, hoteles y restaurantes comenzaron a servirlos solos, en pequeñas tazas para ir más rápido.

Se caracteriza por contener una mayor cantidad de cafeína por volumen, es decir, no tiene más cafeína que el resto de cafés, sino que esta se concentra en menos líquido. Es un café denso y suave, con un sabor intenso, ligeramente ácido y tiene una fina capa de crema espesa.

Para los amantes del café, es la manera más pura de disfrutar de todo su sabor y matices, además, es la base de de otros preparados como el capuchino o el latte.

Qué tener en cuenta para hacer un buen café espresso

Para hacer el mejor espresso en casa es necesario conocer todo los factores que pueden influenciar su sabor como la temperatura del agua, el grano, los gramos, etc. Todo un arte o cultura del café.

En esta tabla, podrás ver las variaciones que se necesitan para obtener un sabor más agrio o uno más amargo.

Sabor del café Tiempo de preparación Temperatura del agua Molienda
Agrio Aumenta el tiempo de preparación Menos temperatura Más fina
Amargo Disminuye el tiempo de preparación Más temperatura Más gruesa

A continuación, vamos a echar un vistazo a todas las variables y su explicación para un expreso perfecto.

Tipo de café

Está claro que para conseguir el mejor aroma, el café debe ser de alta calidad, fresco y en grano, para molerlo tu mismo en casa. También es muy importante tener en cuenta el tipo de tueste, cuanto más cercana sea la fecha de tueste mejor debido a que el café empieza a perder su aroma y frescura con el paso del tiempo.

Puedes elegir el tueste de tu preferencia, prueba varios para encontrar tu favorito para el expreso ya que puede ocurrir que te guste diferentes tipos de tueste según el prósito, es decir, uno suave no muy oscuro puede ser ideal para un espresso, pero para preparar un latte o un capuchino, un grano más tostado sería más adecuado para mantener el sabor del café al añadir la leche.

Las cafeteras espresso suele venir con 2 filtros dependiendo del fabricante, y lo que debes hacer es llenar el portafiltro con el café recién molido y retirar el exceso al ras. Después, con el apisonador o stamper, presiona con fuerza  compactando el grano para eliminar el aire y evitar que el agua canalice, así pasará uniformemente por todo el café. Truco de barista: para que el café quede uniforme, antes de presionar, los profesionales van girando el apisonador para distribuir el grano uniformamente.

Molienda

Ya que tenemos nuestro café en grano, debemos molerlo con un molinillo para café y, para un buen espresso, es necesario que la molienda sea fina, pero no al extremo, es decir, que al tocar con el dedo se quede pegado del grano y genere una leve mancha.

Cantidad de café

Las cafeteras profesionales normalmente vienen con dos filtros para cargar 1 o 2 cafés al mismo tiempo. Si queremos preparar una sola dosis, debemos colocar 7 g de café molido en el portafiltro seco y limpio. Para dosis doble, coloca entre 14 y 18 g verificándolo con una balanza digital para una cantidad precisa.

El agua

Es muy importante que el agua no esté hirviendo, sino que se mantenga a una temperatura de 92/95 grados. Por suerte, las cafeteras espresso suelen incorporar un regulador de temperatura para que no tengamos que preocuparnos demasiado. Eso sí, utiliza agua filtrada, recomendablemente agua embotellada para garantizar el mejor sabor y potabilidad. Esto también ayudará a que la vida útil de tu cafetera se alargue.

Pasos a seguir para hacer café espresso

1. En primer lugar, como todo buen experto, se empieza por conseguir ingredientes de calidad.

2. Encinde tu máquina unos segundo antes de usarla, añade agua al tanque y déjala que recorra la cafetera para que pueda calentarse.

3. Limpia y seca muy bien el portafiltro.

4. Agrega la cantidad correspondiente al portafiltro, distribúyelo de manera uniforme y presiona con el stamper.

5. Inserta el portafiltro, coloca la taza debajo y enciende la máquina.

6. Con esto se empieza a hacer la magia y el café comienza a salir.

7. ¡No te pases de tiempo! El café debe salir de color marrón claro, si empieza a salir blanco es que estamos quemando el café. Debemos dejarlo unos 25 segundos, aunque normalmente las cafeterras suelen parar solas a tiempo.

Cómo hacer crema de leche

Una de las partes más significativas de algunos tipos de preparados con café es espumar la leche y eso lo puedes conseguir con el vaporizador que va incorporado en tu cafetera y una jarra en la que verte la leche para emulsionar. Si tu cafetera no lo tiene, también puedes utilizar un espumador de leche a parte.

Para conseguir la crema de leche, primero hay que emulsionarla y para ello debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Llenar la jarra con leche hasta la mitad o un poco menos.
  2. Introduce el vaporizador en la jarra a no más de un centímetro de la pared y rozando la leche.
  3. Abre el vaporizador al mázimo nivel.
  4. Controla la temperatura con la mano en la jarra.
  5. Apaga el vaporizador justo antes de quemarte.
  6. Retira la jarra y dale un golpe en la mesa con la base para eliminar las burbujas.
  7. Remueve en círculos para mezclar la crema con la parte líquida.
  8. Viértelo por encima de tu espresso.

Cómo hacer café vienés

La base del café vienés es un buen espresso, y sus otros ingredientes son la nata montada y cacao en polvo (o chocolate rallado).

  • Primero, preparamos un espresso doble  y le añadimos azúcar.
  • En segundo lugar, monta la nata fresca con un poco de azúcar.
  • Añáde la nata semimontada al café con suavidad para que no se mezclen hasta que lo tomes.
  • Pór último, espolvorea cacao o chocolate.
  • Puedes añadir vainilla o canela sobre la nata, pero es opcional.

Cómo hacer capuchino

Nuevamente, no hay capuchino sin el protagonista base: el café espresso. El capuchino es un preparado de café que se caracteriza porque se acompaña con leche y crema de leche a partes iguales, generalmente contiene 1/3 de espresso, 1/3 de leche emulsionada y 1/3 de espuma de leche. También es muy común espolvorear cacao.

La clave para lograr un buen capuccino es lograr unos 2 o 3 cm de espuma de leche para dar un sabor más dulce.

Para su preparación, sigue estos pasos:

  • Llena una jarra de acero inoxidable con leche fría hasta la mitad.
  • Introduce la lanza de vapor en la leche un par de centímetro y acciona la salida de vapor.
  • Deja que se creen microburbujas de espuma durante unos segundos sin agitar la jarra.
  • Cuando veas que el volumen de la leche sube, inclina la jara y deja que el vapor haga girar la leche para mezclar las burbujas y la crema sea uniforme.
  • El vapor de la leche debe llegar a los 65 grados. Pero lo puedes retirar justo antes de quemarte.
  • Dale un golpe seco a la base contra la mesa y vierte la leche directamente en la taza sobre el café.

Otros cafés que puedes hacer con tu máquina espresso

Espresso doble

Básicamente son 2 espressos en una mista taza. La base del café con leche.

Lungo

Se trata de un espresso pero con un grado de molienda más grueso y 30 segundos de infusión, es decir, un espresso al que se le añade la misma cantidad de agua caliente que de café al final. Esta palabra italiana, se usa para referirse a un espresso pero con el doble de agua para un café más suave.

Café con leche o latte

Seguramente el café más consumido en España sea el café con leche. Se trata de una parte de espresso con tres partes de leche emulsionada o texturizada con menos cremosidad que el capuchino.

Café macchiato

Se trata de un espresso manchado, es decir, lleva una pequeña cantidad de espuma de leche sobre la superficie del café manchándolo, de ahí el nombre.

Café moka

Es básicamente un capuchino al que se añade chocolate como ingrediente extra. Generalmente se sirve en un vaso alto a capas: 1/3 café en la parte inferior, luego 1/3 chocolate y por último, 1/3 leche. También se le puede añadir polvo de cacao o crema batida.

Estas son algunas de las bebidas con base de café más conocidas, pero hay muchas más variedades que puedes hacer en tu casa con una buena cafetera incluso con una cafetera italiana puedes conseguir el mejor sabor. Recuerda que, al igual que cualquier aparato electrónico, también requiere de un mantenimiento periódico, mejor si se limpia después de cada uso para no estropear el sabor del próximo café que hagas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + nueve =