¿TV o proyector? Te ayudamos a decidir

Elige entre tv o proyector

En los últimos años, la aparición de pantallas cada vez más grandes para ver la televisión, ha propiciado la necesidad de tener una en nuestra casa para disfrutar de la mejor experiencia audiovisual. Pero, además de las televisiones de gran tamaño, los proyectores también han mejorado sus cualidades y cada vez son más los usuarios que apuestan por ellos.

Por tanto, a la hora de ver películas y series o deleitarse con un buen partido de fútbol, por ejemplo, el dilema para muchas personas está entre elegir TV o proyector. Cada uno ofrece sus ventajas y sus desventajas. Dependiendo del uso que vayas a darle te puede convenir más tener TV o proyector.

Así, desde La Casa Tecno queremos ayudarte a descubrir cuál es el producto que mejor se adapta a sus necesidades.

Cómo decidir entre TV o proyector

La elección entre comprar TV o proyector no tiene por qué ser eliminatoria. Ambos artículos pueden ser totalmente complementarios en cualquier casa. Por ejemplo, puedes disponer de un proyector en el salón y una televisión en la habitación o en la cocina. El problema viene dado por el factor precio, pues tanto televisiones de grandes dimensiones como proyectores no son particularmente baratos.

De esta manera nos podemos ver obligados a elegir entre un producto u otro, para lo que tenemos que tener en cuenta las siguientes prestaciones:

• El espacio

Elige entre tv o proyector según el espacioPara instalar un proyector necesitamos espacio. Estos aparatos no suelen ser muy grandes pero tienen que estar colocados en un sitio fijo. Lo ideal es que esté situado en el techo para evitar que se proyecten personas u objetos.

Además, un proyector requiere una pantalla aparte, por lo que deberás contar con un lugar concreto para colocarla. Ten en cuenta que muchas de ellas son enrollables y se esconden mientras no lo utilizas, pudiendo aprovechar ese espacio. Incluso puede servirte una pared en blanco para proyectar las imágenes. Aunque, no es muy recomendable.

En el caso de los televisores, estos sí necesitan un espacio únicamente para ellos. Si buscamos es una TV con grandes dimensiones, lo más aconsejable es colgarlas en la pared en el caso de un salón de tamaño normal, ya que al ser cada vez más planas es el lugar donde menos ocupan. Si el salón es pequeño, mejor una TV de no muchas pulgadas.

• La instalación

A la hora de elegir entre TV o proyector, la instalación también es un factor a tener en cuenta. Las televisiones simplemente requieren una rápida configuración y, cómo mucho, montar las patas o el soporte.

En cambio, con los proyectores que van alojados en el techo, debes montar un soporte  en ese lugar. Además, aunque suelen estar calibrados de fábrica, lo ideal es calibrarlos una vez instalados para ofrecer una óptima experiencia visual. A esto también hay que sumarle el emplazamiento de la pantalla. Algo más costoso que poner la televisión en una mesita.

• El mantenimiento

Una vez que has comprado un televisor, lo habitual es que te dure unos cuantos años sin tener que arreglarlo. Las televisiones generalmente no suelen dar problemas de uso y el gasto económico es solo el de la compra.

Sin embargo, las lámparas de los proyectores tienen vida útil. Dependiendo del tipo de proyector estas disponen de una cantidad determinada de horas de funcionamiento, que cuando se sobrepasan, se apagan. Por eso, si vas a utilizar mucho este aparato, te recomendamos que tengas una lámpara de repuesto. No te pillará desprevenido. Pero tienes que tener en cuenta que el coste de estas suele rondar entre los 70 y los 200 euros.

La tv es más fácil de mantener

• La definición y la calidad de proyección

Actualmente, existen televisores con una definición y calidad de imagen casi inmejorable, como es el caso de los SUHD. Además, cada vez son más las televisiones que incorporan la tecnología 4K para el visionado de los contenidos, cuadruplicando la calidad del HD. Aunque aún en España las productoras de contenidos audiovisuales no parecen muy proclives a incorporarlas en sus emisiones.

En el caso de los proyectores, la calidad de la imagen es diferente a la de la TV puesto que la forma de presentar las imágenes es distinta. Por eso, si lo que buscas es una experiencia de cine, lo más indicado es tener un proyector. En estos aparatos, la estética de la imagen es casi exacta al de la pantalla del cine por producir los fotogramas de la misma manera. El inconveniente es que necesitas total oscuridad para ver la imagen perfecta, pues con luz ambiental no se percibe adecuadamente.

• El sonido externo

El sonido es muy importante para disfrutar de TV o proyectoPara disfrutar de una experiencia de cine con tu TV o proyector, el sonido es un elemento clave. Por mucho que dispongas de una TV o un proyector con la máxima calidad en imagen, si no dispones de un buen equipo de sonido las proyecciones no serán lo mismo.

Las televisiones vienen con altavoces integrados que se suelen oír bien, pero para aumentar esta calidad, con una simple barra de sonido podría ser suficiente. Pero los proyectores, en cambio, necesitan sonido aparte sí o sí. Puestos a tener un cine en casa, un equipo completo de home cinema con varios altavoces para cada tipo de sonido sería ideal. Pero claro, esto es factible si contamos con un amplio presupuesto.

• El precio

Para televisiones de tamaño medio, el precio es más asequible que comprar un proyector. Pero a partir de las 60 pulgadas, el coste de los televisores se dispara hasta tal punto de estar entre los 1.000 y los 3.000 euros.

Sin embargo, puedes adquirir muchos proyectores que ofrezcan una resolución Full HD por un precio inferior a los 900 euros y que lleguen a proyectar hasta las 300 pulgadas.

Conclusiones

Como hemos visto, elegir entre TV o proyector depende del uso que le vayas a dar. Por eso, es recomendable tener ambos dispositivos si quieres disfrutar de todos los contenidos audiovisuales, tanto emitidos por TDT como películas o series.

  • TV o proyector de cinePor eso, si lo que buscas es disfrutar de una experiencia como en el propio cine, lo mejor es tener un proyector. Eso sí, que la pantalla donde se proyecte sea mayor de 60 pulgadas porque si no la visualización será como en un televisión y por un precio mayor.
  • El proyector también es el aparato idóneo para ver cualquier contenido de televisión espectacular como deportes, conciertos o ficciones televisivas. Además, si eres un gamer en toda regla, disfrutarás mucho más los videojuegos con un proyector.
  • Por el contrario, si tu tiempo para ver imágenes en movimiento lo vas a dedicar a los contenidos que se emiten en televisión como los informativos, los magazines o el entretenimiento, lo ideal es tener una TV.
  • Además si el tiempo que vas a dedicar a la misma es mínimo, la televisión es la mejor solución porque su consumo y su gasto a largo plazo serán mucho menor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.