Ventajas y desventajas de pagar con tu teléfono móvil

ventajas y desventajas de pagar con el móvil

En España actualmente tenemos varias opciones de pagar con el móvil. Esto es debido a que las compras están respaldadas por varias entidades bancarias y operadores de telefonía. De esta manera, utilizando sus servicios podemos empezar a pagar con nuestro móvil en muchos establecimientos. Según un estudio de actitud financiera que publicó Nielsen a principios de este año, el 58% de los españoles quiere pagar directamente desde su móvil cuando compra en una tienda física.

Sin duda estos sistemas de pago tienen como objetivo sustituir a las tarjetas de crédito y débito convencionales. Un método que ya en su día sirvió como sustituto, en parte, al dinero físico. Sin embargo, es cierto que cada uno de estos dos sistemas, presentan sus pros y sus contras para los usuarios. Unos puntos fundamentales a corto/medio plazo para que estos finalmente decidan dar el paso hacia el pago móvil o no.

¿Cómo puedo pagar con mi teléfono móvil?

Para pagar con nuestro móvil en una tienda física lo único que necesitamos es que nuestro smartphone tenga conectividad NFC. Gracias a esta tecnología de conexión de proximidad, nuestro teléfono podrá realizar la transacción bancaria con el terminal de punto de venta del establecimiento en el que nos encontremos. NFC es el único requisito que depende directamente del hardware. Pero, también tendremos que instalar en nuestro móvil una app que nos permitirá administrar la transacción e introducir nuestras credenciales. También, cabe la posibilidad de que tengamos que actualizar el firmware del móvil (la entidad que nos ofrece el servicio de pago o nuestro operador de telefonía nos lo confirmará).

Los usuarios tenemos que aportar el móvil con conectividad NFC. Pero, además, el otro interlocutor, la tienda en la que queremos pagar con nuestro teléfono, también tiene que cumplir requisitos. Esto es que tiene tener un terminal de punto de venta compatible con la tecnología Contactless. Este sistema de lectura “sin contacto” es el que permite al vendedor recibir los datos que el móvil le envía. No hace falta que ambos dispositivos estén en contacto, pero deben estar a una distancia muy reducida, de no más de unos pocos centímetros, para que la comunicación se lleve a cabo correctamente.

Ventajas de pagar con el móvil

A pesar del avance tecnológico que nos supone el hecho de poder pagar con nuestro móvil, que generalmente siempre llevamos encima hoy día, con respecto a las tarjetas, no difiere demasiado. Cierto es que en ambos casos podemos olvidarnos del dinero físico, necesitamos un sistema de autenticación, tenemos que llevarlo en el bolsillo, etc. Sin embargo ambos modelos presentan una serie de ventajas sobre el otro.

Aunque muchos usuarios pueden ser reacios a este sistema de pago, la seguridad es prácticamente la misma que con las tarjetas. No quita que nos pueden robar y hacernos un desfalco en la cuenta, corremos ese riesgo, pero lo mismo sucede con el método tradicional.

ventajas de pagar con el móvil frente a las tarjetas de crédito

Pero claro, la tecnología más puntera ofrece ciertas ventajas con respecto a los métodos más antiguos. Sirva como ejemplo que gracias al software que acompaña al pago con el móvil, en el mismo momento de la compra, tendremos la posibilidad de comprobar si esta se ha realizado de manera correcta. Todo ello en el propio establecimiento. Del mismo modo estas aplicaciones nos permiten, sin necesidad de tener que ir al cajero, tener un control total de las transacciones. Comprobar nuestro saldo, últimas compras, controlar gastos o configurar estos monederos virtuales para que se adecuen a nuestras necesidades. Cierto es que las app correspondientes a cada una de las entidades bancarias hacen parte de estas mismas gestiones, pero con las de los pagos tendremos el apartado de las compras mucho más centralizado.

Desventajas de pagar con el móvil

Por otro lado, nos encontramos ante la tesitura de continuar utilizando ese sistema que nos ha funcionado hasta la fecha. Este son las tarjetas de crédito o débito. A priori, una de las principales ventajas que este método ofrece es que ya sabemos cómo funciona. También, conocemos los peligros que su uso conlleva y, en gran medida, el modo de evitarlos. Además, hay que saber que en cualquier lugar donde vayamos a pagar, podemos saber si nuestras tarjetas son compatibles. Cosa que hoy día aún no ocurre con los pagos móviles.

Los problemas de cobertura son una desventaja de pagar con el móvil

También hay que tener en cuenta la mencionada compatibilidad por parte del vendedor. Al pagar con el móvil dependemos de otros aspectos con los que no tendríamos problemas al pagar con una tarjeta. Estas en la gran mayoría de las ocasiones, van a funcionar. En el caso de los móviles tenemos que depender de la cobertura del lugar donde vayamos a pagar, el estado de la batería del móvil, los fallos de funcionamiento que el mismo pueda dar en ese preciso instante, el correcto funcionamiento de la aplicación asociada al método de pago, etc.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.