Aprende a elegir el soporte de televisión adecuado

soporte de televisión

 

La popularización de los televisores planos ha supuesto innumerables ventajas de espacio. Y es que podemos ubicarlas prácticamente donde queramos, provocando una mayor sensación de amplitud y orden.

Y para ello, la mejor forma de conseguir este resultado es colgando la televisión de un soporte. Sí, como si fuera un cuadro.

Si tienes pensado comprar un soporte de televisión, pero no sabes cuál elegir, hoy en La Casa Tecno te explicamos qué debes tener en cuenta para decidirte por el más adecuado, puesto que existen diferentes tipos de soportes. ¡Sigue leyendo!

 

Qué debemos tener en cuenta para elegir el soporte de televisión

Lo primero que tenemos que valorar a la hora de elegir el soporte son estos tres puntos clave:

 

1- El tamaño y el peso del televisor

Cada soporte tiene un peso máximo recomendado, independientemente del tipo que sea. Por tanto, es muy importante no coger uno que supere el peso de la televisión o no será capaz de sujetarlo, aunque cumpla el resto de especificaciones.

Igualmente, las pulgadas de la televisión son otro factor clave en su elección, ya que cada uno acepta un intervalo de medidas.

Para mirar estas especificaciones, lo ideal, si no las sabes, es acudir al manual de instrucciones o en la placa adjunta a la propia televisión.

 

2- El estándar VESA

Después de saber el peso y el tamaño del televisor, lo siguiente que tienes que analizar es qué estándar VESA cumple. Este estándar (Video Electronics Standars Association) es una norma reglada para la instalación de soportes de forma correcta, entre otras cosas.

Este patrón regula la distancia entre los orificios de los que dispone la televisión para ser colgada de un soporte. Los más habituales, dependiendo de los fabricantes y de las pulgadas de la televisión son: 75x75mm, 100x100mm, 200x100mm, 200x200mm, 400x200mm, 500x400mm, y 600x400mm.

 

3- El tipo de pared

También es importante tener en cuenta el material de la pared, puesto que, si escoges un soporte de televisión inadecuado se puede caer, desconchabando la pared y rompiendo el televisor, o ser difícil su instalación.

Hay que tener mucho cuidado con las paredes huecas. Lo ideal es instalar los soportes en el marco de madera que compone la placa hueca. Pero, por ejemplo, no se recomienda instalar soportes de brazo articulado en estas superficies porque la presión que ejerce el movimiento de este soporte puede dañar visiblemente la pared.

 

soporte de televisión

 

Tipos de soportes de televisión

Una vez analizados los puntos anteriores, es el momento de decidirse por un soporte o por otro, teniendo en cuenta, igualmente tus propias necesidades. Existen, básicamente tres:

 

soporte de televisión

1- Soportes Fijos

Este tipo de soportes son los más básicos y económicos. La televisión queda fijada a la pared ocupando el menor espacio posible. Pero la principal desventaja es que para verla siempre tendremos que tener un punto más o menos fijo porque no se puede mover.

Es adecuado si vas a colocar la televisión en la habitación o el salón, pero únicamente para verla desde el sofá. Como ventaja también podemos señalar que ofrece una experiencia más inmersiva si ves cine o juegas a videojuegos.

 

 

soporte de televisión2- Soportes Regulables o inclinables

Son similares a los anteriores con la única diferencia de que podemos inclinar el televisor bien hacia arriba o bien hacia abajo. Esto permite regular la ubicación de la tele si existen brillos, reflejos o la pantalla se oscurece en ocasiones y desde el punto de vista donde estas no lo ves correctamente.

Es especialmente útil si tienes que colocar la televisión a una altura superior a la línea de los ojos. Por ejemplo, en una habitación, en la cocina o, lo más habitual, en los bares.

 

 

 

3- Soportes son brazo o articulados

soporte de televisión

En este caso, lo que permiten estos soportes es versatilidad, ya que su función es un completo movimiento para poder ver la televisión desde diferentes puntos de vista.

Su principal desventaja es que el soporte recogido no queda tan pegado a la pared, aproximadamente a una distancia de 10 cm., por lo que ocupa más espacio y estéticamente no queda tan bien como los soportes fijos.

A la hora de comprarlo, también debes tener en cuenta especialmente el peso que puede coger.

El precio suele ser más elevado que los otros soportes, pero es lo más útil si queremos ver la televisión desde diferentes puntos de vista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.