Ventajas e inconvenientes del radiador de aceite

radiador

El mundo de la calefacción es más extenso y difícil de lo que podemos imaginar. Primero tenemos que pensar que tipo de sistema es el más adecuado para nuestra casa ¿Calefacción, estufa de gas, radiador eléctrico, radiador de aceite…? . Una vez elegido esto, si nos decantamos por los radiadores, hay un gran abanico de posibilidades en las que elegir.

El tipo de energía, el tamaño, los W… son algunas de las características que debemos examinar antes de comprar un radiador .

Una de las maneras más eficaces a la hora de calentar nuestro hogar es a través del radiador de aceite. Si queremos calentar una única estancia de la casa , estos son los ideales para ello.

¿Qué son los radiadores de aceite?

Los radiadores de aceite son un emisor de calor. Traspasa su propio calor a la zona que se quiere calentar. Estos radiadores llevan aceite en su interior , la cual se calienta a través de las resistencias eléctricas que llevan incorporados. Posteriormente, el aceite calienta la superficie del radiador y esta es la que desprende el calor a la habitación o lugar de la casa que queramos calentar.

Para su funcionamiento , únicamente hay que conectar el radiador a la corriente eléctrica y encenderle.

Para saber un poco más acerca de estos radiadores, en el blog de la Casa Tecno, os hablamos de las ventajas e inconvenientes que tiene este sistema de calefacción.

Ventajas de los radiadores de aceite

Cuentan con un gran número de ventajas que les dota de gran calidad.

1- Conservan el calor

Este tipo de radiador se caracteriza por conservar el calor, durante aproximadamente 45 minutos, una vez apagados. Se debe a que a diferencia de otros radiadores, contiene un fluido caliente, el aceite, por lo que el aparato no se puede enfriar hasta que el líquido lo haga.

radiador

2- Portátiles

Son muy prácticos puesto que son portátiles, lo que nos permite transportarles de una lado de la casa a otro , gracias a las ruedas que llevan incorporados en la parte inferior.

No necesitan obras para su instalación, únicamente necesitamos una red eléctrica a la que podamos conectarlo.

3- Son silenciosos

A diferencia de otros sistemas de calefacción, los radiadores de aceite son muy silenciosos, no emiten ningún tipo de sonido a lo largo de su funcionamiento. Esto en gran medida se debe a que desprenden un calor suave y homogéneo.

4-Incluyen termostato

El termostato es un aparato que incluyen la mayoría de los radiadores de aceite. Este nos permite ahorrar energía, al poder programarlos y adquirir la temperatura deseada. También podremos controlar la hora a la que empiece a funcionar, comenzando a calentar la casa.

5- No emiten residuos

Al llevar incorporado el aceite en las bobinas del interior, estas no se queman. Por lo que no produce ningún tipo de residuo.

El aceite al calentarse únicamente , no necesita reponerse, ya que no se pierde.

6- Más económicos

A la hora de comprar un electrodoméstico, lo primero en lo que solemos fijarnos es en el precio. Estos radiadores son más baratos que otros sistemas de calefacción, por lo que es un punto a favor. Aunque en cuanto a gasto, son similares a los radiadores eléctricos ya que si son de 2000W eso es la energía que consumirá aunque se apague y continué desprendiendo calor.

7- Limpieza sencilla

No necesitan un limpieza a fondo. Basta con pasar un trapo mojado, una vez estén apagados y fríos. En comparación con los radiadores estáticos que son más difíciles de limpiar ya que están instalados en la pared y acumulan gran suciedad por detrás, lo que dificulta su limpieza.

 

Inconvenientes del radiador de aceite

A pesar de tener una gran cantidad de ventajas, como todos los aparatos, cuenta también con algunos inconvenientes.

1- Tardan en calentarseradiador

Si lo que buscas es calentar tu instancia al momento, el radiador de aceite no es la mejor opción. Se calientan de forma progresiva, poco a poco, debido a su pequeña salida de calor, inferior a los 3 kW. Por lo que el calor no lo notaras de forma inmediata, sino que será pasado un periodo de tiempo.

2- Gastan más

Es cierto que consumen igual que un radiador eléctrico, pero tenerlo enchufado muchas horas hará que tu factura aumente considerablemente.

3- No aptos para estancias grandes

Este tipo de radiador no se recomiendan como sistema único de calefacción, ya que sale demasiado caro. Se utiliza únicamente para estancias pequeñas especificas o para complementar la calefacción general.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.