Cómo hacer una barbacoa en casa

cómo hacer una barbacoa en casa

Una de las cosas que más echamos de menos al finalizar el verano son las barbacoas. La comida a la brasa es una de las mayores tentaciones de las personas y solo las disfrutamos en la época estival. Si acaso, aquellos que tienen una casa grande en el pueblo y utilizan la chimenea interior para asar, pueden hacer una barbacoa en cualquier época del año. Pero, ¿qué pasa con las personas que viven en un pequeño piso en la ciudad?

En el mercado existen varios instrumentos para preparar barbacoas en el interior de cualquier casa, sin necesidad de tener un jardín y poder hacerlas en cualquier época del año. Por un lado, están las barbacoas de piedra volcánica. Se tratan de unas placas eléctricas que calientan la comida mediante piedras volcánicas y no desprenden humo. El resultado es el mismo que cocinándolas con carbón pero sin necesidad de aplicar gases ni aceites a los alimentos.

Por otro lado, están las “mini” parrillas transportables que se calientan tanto con gas, utilizando carbón, o con electricidad, a través de una resistencia eléctrica. Las de gas, provocan una pequeña cantidad de humo que la campana de la cocina puede absorber sin problemas.

Qué preparar para hacer una barbacoa

Una vez comprobado que se puede hacer una barbacoa en el interior de cualquier casa con estos productos, hay que tener en cuenta qué es lo que precisamos para hacerla. Para ello, te vamos a refrescar la memoria: necesitamos la comida, los utensilios y el combustible para preparar los alimentos.

La comida

Para hacer una barbacoa, lo primero que tienes que tener en cuenta es el número de personas que van a estar para comprar la cantidad necesaria. Aproximadamente, lo ideal es que por cada persona se adquieran entre 350 y 500 gramos de comida en total. Para los niños, se aconsejan 200 gramos por cabeza.

hacer una barbacoa con carne y verduraDespués, hay que pensar en la comida que vamos a asar. Para empezar hay que tener en cuenta los entrantes, que van desde el chorizo, la morcilla, el morro, las costillas, hasta las alitas, la panceta,… etc. A continuación, viene el plato fuerte de la barbacoa, es decir, la carne más sofisticada que vamos a cocinar: chuletillas, chuletón, churrasco,…

Pero no todo tiene que ser tan “grasiento”. También te recomendamos incluir una ensalada para rebajar la comida, o incorporar verduras para acompañar los platos principales. La verdura a la brasa está más que deliciosa.

Para el postre, nada mejor que la fruta de la temporada, o unos helados si no hace demasiado frío. Para las comidas copiosas es la mejor manera para digerir los alimentos y no sentirte tan hinchado.

Los utensilios

Los instrumentos necesarios para preparar una barbacoa son imprescindibles, así que no te olvides de:

  • Disponer de una parrilla o de una de las barbacoas interiores anteriormente explicadas. Sin ellas, será imposible cocinar carne a la brasa.
  • Las pinzas, para dar la vuelta a los alimentos. Si no te quieres quemar los dedos, es esencial tener unas pinzas para coger la comida de la parrilla cuando la vayas a servir.
  • Unos guantes para manipular con seguridad el carbón de la barbacoa, si vas a utilizar este combustible. También para mover la parrilla. Si no, no son necesarios.
  • Unas tijeras de cocina, para cortar los trozos de carne al tamaño ideal.
  • Unas bandejas grandes de metal o de plástico, para vaciar la parrilla y servir en ellas la comida.
  • Cubiertos de carne para los comensales. Aunque la mayoría de estas comidas es más fácil comerlas con la mano, los cubiertos de carne también son necesarios para piezas más grandes que no tienen hueso.
  • El papel de plata, para envolver la morcilla. Al cocinar a la brasa la morcilla u otros alimentos, se suelen envolver en papel de aluminio para conservar mejor sus propiedades.
  • Por último, no te olvides de la sal. La sal es el condimento esencial para dar un sabor único a este tipo de comida.

El combustible

Una barbacoa no se puede preparar si no dispones del combustible necesario que le haga funcionar:

  • Las piedras volcánicas, necesarias para hacer El carbón es el combstible principal para hacer una barbacoafuncionar las barbacoas anteriores. Con ellas, no se desprende nada de humo, por lo que son más beneficiosas para la salud de los comensales.
  • El carbón y las pastillas de encendendido, para las barbacoas de gas. Con este combustible sí que se desprende humo pero, aplica a la comida aromas más braseados que algunas personas prefieren.
  • Maderas o palos, si cuentas con una chimenea interior para hacer una barbacoa. Estos elementos son los más recomendables para encender el fuego porque no contienen sustancias perjudiciales para la salud. Pero su inconveniente es que solo se pueden utilizar en las barbacoas grandes al aire libre o si dispones de una chimenea interior para hacerlas.

8 consejos para hacer una barbacoa con éxito

Para que tu barbacoa en el interior sea todo un éxito, te recomendamos que sigas estos ocho consejos:

1- Compra comida variada

No ases solo carne en la barbacoa, la verdura y el pescado también son una buena idea. Una gran cantidad de comida, exclusivamente de carne, puede provocar el empacho de los invitados. Así que si combinas los chorizos y las morcillas con berenjenas y sardinillas a la brasa, seguro que los comensales te lo agradecen.

pescado a la brasa

2- Sitúa la barbacoa en un lugar firme

Lo más importante a la hora de utilizar una barbacoa, sobre todo en el interior de una vivienda, es que esté situada en un lugar estable. De esta manera, evitaremos que se caiga y el fuego pueda producir una desgracia.

3- Sigue un orden de asado

Para aprovechar el tiempo y el calor de las brasas, debes seguir un orden de asado en la comida. Lo primero que debes poner en el fuego son los alimentos que más grasa tengan: el chorizo, la morcilla, la panceta,… A continuación, prepara el resto de entrantes, como las alitas, los pinchos morunos, etc. Y por último, coloca las piezas más grandes, los platos principales, para que estén listos cuando se acaben los entrantes.

4- Da una sola vuelta a la carne

Cuando las piezas de más pequeño tamaño comienzan a transpirar, es el momento de darle la vuelta. Solo se debe dar la vuelta una vez por cada lado, no lo hagas continuamente.

5- Los adobos y las salsas son los aliados

los adobos son una opción para hacer una barbacoaPara que la carne tenga un mejor sabor tras el asado, se pueden adobar las piezas antes de meterlas a la parrilla. Si no, otra opción es untarlas en salsas mientras se comen, las más recomendadas son el kétchup, mostaza, salsa barbacoa o chimichurri.

6- La sal, al final

Se aconseja que la sal se eche siempre después del asado. Si se sazona con anterioridad, provocará que la carne libere sus jugos, y a la hora de comer se habrá quedado seca. Si ha pasado esto, se puede mojar con las salsas para evitar la sequedad.

7- Recicla la comida que sobre

Después de hacer una barbacoa, es tradición que sobre comida, bien porque se ha comprado de más, o bien porque se ha querido que sobre para aprovecharlo para otras comidas. Puedes utilizar las sobras para hacer empanadillas o croquetas, o utilízalo para la cena calentándolo en el microondas. Con el grill del microondas conseguirás un efecto parecido a la brasa.

8- Por último, limpia bien la parrilla

Tras el asado, es esencial que limpies bien la parrilla y la barbacoa. De esta manera, para la próxima vez que la utilices, la comida no cogerá restos quemados de la vez anterior. Además, la preparación será mucho más higiénica.

Siguiendo estos consejos y teniendo en cuenta los productos que permiten hacer barbacoas en casa, ya no podrás volver a poner una excusa para no disfrutar de la comida a la brasa en cualquier época del año. ¡Que tengas buen provecho!

2 Respuestas

    • mariadelmar

      Muchas gracias por seguirnos. Cualquier cosa duda o sugerencia no dudes en escribirnos. Hemos la entrada de barbacoas, muy interesante. Saludos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.