Las claves para descongelar el frigorífico

descongelar el frigorífico

Cada vez son más los frigoríficos que incorporan sistemas anti-hielo. Pero lo cierto es que todavía sigue habiendo muchos, antiguos y nuevos, que forman una importante capa de hielo con el paso del tiempo.

Esto es debido principalmente a problemas de ventilación del frigorífico, que no consigue expulsar la humedad de su interior y produce que el aire se condense y se congele. También puede ser que no hayamos cerrado bien la nevera, por lo que el aire del exterior se junta con el frío del interior y se forme escarcha.

La acumulación de hielo en el frigorífico actúa como un elemento aislante provocando una mala conservación de los productos que están dentro. Además, la nevera trabajará más y enfriará peor, por lo que el gasto energético será mucho mayor. Por eso es muy importante quitar el hielo del frigorífico periódicamente.

Cuándo descongelar el frigorífico

Para saber cuándo descongelar la nevera, primero tienes que tener en cuenta si es no frost o estático:

  • Frigoríficos no frost: normalmente, no requieren la descongelación del aparato porque cuentan con un sistema que evita la formación de hielo y escarcha. En el caso de tener que descongelar la nevera, el proceso será mucho más sencillo que en los frigoríficos estáticos.
  • Frigoríficos estáticos: este sistema de refrigeración es el más común y es el que suele producir hielo por su sistema de ventilación. Por eso, es recomendable descongelar este tipo de neveras cuando el hielo esté entre 0,5 y 2 cm de espesor, o realizarlo un par de veces al año. Lo ideal es hacerlo después de verano y después de invierno, pues es cuando más varía la temperatura ambiente con la del frigorífico.

descongelar el frigorífico

6 pasos para descongelar la nevera

Descongelar el frigorífico requiere un tiempo pero es una tarea bastante sencilla. Solo tienes que seguir estos pasos para quitar el hielo a tu frigorífico estático:

1- Apaga la nevera

Lo primero de todo es poner el frigorífico al modo cero y después desenchufar el aparato para que así consuma menos energía durante el proceso de limpieza y no haya ningún percance. Piensa que vas a estar manejando agua y ya sabemos que el líquido y la electricidad no son muy buenos amigos.

descongelar el frigorífico2- Vacía el contenido

Después, saca todos los alimentos del frigorífico para poder limpiarlo y que no se estropeen. Mételos en cubos con hielos para que se conserven, y los congelados envuélvelos en toallas y mételos en una neverita portátil para que no pierdan sus propiedades. Lo mejor es que los coloques en la zona más fría de la casa, evitando así que el sol dañe los alimentos.

No te olvides de sacar los cajones del congelador y los de debajo del frigorífico, ni tampoco los estantes para facilitar la limpieza.

3- Derrite el hielo       

Una vez que la nevera esté completamente vacía, es el momento de descongelarla. Antes de nada, asegúrate de que no va a caer agua al suelo; pon un balde o papel de periódico. Para descongelar existen varios métodos:

  • Picar el hielo. La forma más “rudimentaria” consiste en picar el hielo hasta que se despegue del frigorífico y lo podamos recoger. Este paso supone más trabajo y si no se tiene cuidado puede ser peligroso para la nevera.
  • Utilizar un caldero con agua caliente. El método tradicional consiste en meter una cacerola con agua caliente y dejar la puerta del frigorífico abierta para que el aire exterior, con ayuda del vapor del agua, deshiele lo congelado.
  • Con un secador de pelo. Con mucha precaución, puede ser una forma muy rápida de descongelar la nevera. Ten cuidado de no pisar un charco de agua o que el cable toque zonas mojadas. Tampoco acerques mucho el secador a los componentes eléctricos del frigorífico para no dañarlo.

4- Seca la nevera

Tras el descongelado, es probable que queden restos de agua por las paredes y el suelo de la nevera. Antes de volver a montar todo es muy importante secarlo adecuadamente para que no se vuelva a formar el hielo ni afecte al funcionamiento del frigorífico.

descongelar el frigorífico

5- Limpia el frigorífico

Ya que hemos desmontado el frigorífico y le hemos descongelado, es un buen momento para limpiar la nevera. Puedes hacerlo con bicarbonato y agua para absorber los malos olores. Para limpiar los cajones y las baldas, mételas en agua caliente con jabón y frótalas con una bayeta suave. Antes de volver a ponerlas, cerciórate de que estén bien secas.

6- Conecta la energía

Cuando esté todo bien limpio y seco, es el momento de volver a enchufar el frigorífico. Cierra la puerta, vuelve a poner el regulador de temperatura donde estaba antes y enchúfalo. Espera unos 20 minutos antes de volver a colocar la comida, hasta que la nevera llegue a la temperatura programada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.