¿Tu lavavajillas huele a quemado?

lavavajillas huele a quemado - la casa tecnoEl lavavajillas es uno de los aparatos más apreciados en la cocina. Te olvidas de esa engorrosa tarea de lavar los platos y cuentas siempre con una vajilla limpia. Pero ¿y si deja de funcionar correctamente? ¿Habéis notado que desprende un olor a quemado al terminar el programa de lavado? Te explicaremos las medidas que debes tomar para solucionar este problema.

Lo primero que debes hacer es desconectar la electricidad, ya sea del interruptor general o del enchufe del electrodoméstico. Es una medida de seguridad básica que te evitara cualquier susto innecesario. Después deberías comprobar los elementos que has introducido en el lavavajillas. Lo más sencillo sería que algún utensilio de plástico no soporte altas temperaturas y haya causado ese mal olor.

La obstrucción por residuos

Es común la obstrucción del brazo pulverizador del lavavajillas cuya función es girar en círculos mientras rocía chorros de agua. Si se atasca o se queda pegado no limpiará correctamente los platos. Además provocará que el motor a más revoluciones para intentar moverlo produciendo ese olor a quemado.

Para enmendar o descartar este problema revisa los orificios del brazo pulverizador y límpialos. Asimismo examina la parte inferior encargada de la rotación por si tuviera algún impedimento que le frenara. Estos atascos se deben a los residuos de comida, de detergente o a los depósitos producidos por la dureza del agua.

Igualmente se pueden taponar los drenajes, la válvula de entrada, los filtros o los dispensadores de detergente. Su mal funcionamiento también puede originar ese olor a quemado. Esta situación se puede evitar realizando limpiezas regulares con vinagre y bicarbonato o con un desatascador químico.

lavavajillas huele a quemado limpiar - la casa tecno

Avería en el elemento calefactor

El olor a quemado puede deberse a un fallo del elemento calefactor durante el ciclo de secado. Éste es una resistencia eléctrica, situada en la parte trasera de la caja y resistente al agua, que calienta el aire del ciclo de secado de los platos. Puede averiarse porque la suciedad o los restos de comida se depositen en él. Incluso si introducimos elementos de plástico no aptos para el lavavajillas pueden caer encima y fundirse.

Si al deslizar el panel protector de la resistencia te encuentras con plástico fundido debes seguir los siguientes pasos:

  • Antes que nada, deja que el lavavajillas se enfríe si acaba de terminar el ciclo de lavado. El elemento térmico estará muy caliente y puede causar quemaduras.
  • Raspa el plástico derretido visible con un utensilio no metálico para quitarlo. Si la resistencia no se ha dañado el olor a quemado irá desapareciendo con el tiempo. Aún puede quedar alguna pequeña cantidad de plástico quemado en el elemento pero que desaparecerá con los lavados.
  • Para limpiarlo en profundidad vierte dos tazas de vinagre en un recipiente de vidrio y colócalo en la rejilla inferior del aparato.
  • Enciende el lavavajillas y programa un ciclo de lavado completo, con el ciclo de secado con aire seco o de bajo consumo. No pongas otros platos con el vinagre y tampoco uses detergente.
  • Tras el ciclo ábrelo y limpia a fondo el interior con un paño húmedo. Después ejecuta un ciclo con el interior vacío y una pastilla de detergente.
  • Lava y enjuaga cualquier plato del lavado anterior que pudiera oler a plástico. Evita el uso de la opción de secado con calor en el lavavajillas hasta que desaparezca el olor a quemado. En su lugar puedes utilizar la opción de aire seco o de ahorro de energía.

¿Merece la pena repararlo?

Estas instrucciones sirven en el caso de que la resistencia siga funcionando. Si se ha quemado necesitarás reemplazarla tú mismo o llamando a un profesional. Otras razones, menos obvias y más problemáticas, serían el fallo del motor o del cableado. Éstas requerirían asimismo la revisión del panel eléctrico del aparato por un técnico cualificado.

lavavajillas huele a quemado cambiar - la casa tecno

Las obstrucciones del lavavajillas son un problema común y de fácil solución. Los arreglos se complican cuando el electrodoméstico necesita una revisión y el cambio de ciertas piezas. ¿Y si tarda mucho en encontrar una solución o ésta resulta demasiado costosa?

Todo dependerá de la importancia de este aparato en tu hogar así como de sus años de uso. Si no es el primer fallo que te da o lo necesitas con urgencia puede que te salga más rentable comprarte uno nuevo. Si te deshace de tu lavavajillas viejo es importante hacerlo de forma responsable con el medio ambiente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.