Cómo purgar radiadores: consejos y técnicas

Foto vía Kozumel

Foto vía Kozumel

Con la llegada del invierno y de las bajas temperaturas, la puesta en marcha de la calefacción es una de las prácticas más habituales en nuestros hogares. Pero, tras estar unos cuantos meses sin encenderla, es muy común que los radiadores que funcionan con agua puedan tener aire acumulado en su interior. Si esto ocurre, la circulación del fluido calorportador se verá mermada y el radiador calentará menos. De esta forma, necesitaremos tener encendida la caldera durante más tiempo, con el consiguiente aumento en el gasto energético.

Por eso, es conveniente realizar un purgado de radiadores unos días antes de encender la caldera definitivamente. Con esta acción, eliminaremos el aire de estos aparatos y volverán a funcionar sin problemas.

Para conocer si es necesario purgar el radiador, basta con tocar la parte superior del mismo y comprobar que no esté caliente. Si está frío indica que no está emitiendo el calor de manera homogénea. Esto es posiblemente porque tiene aire en su interior, y la purga es necesaria. Además, también es común escuchar un ruido muy característico, como un goteo, cada vez que encendemos la calefacción.

Los pasos para purgar radiadores

Purgar un radiador consiste en eliminar el aire que tiene acumulado en su interior. Esto es debido a que ha estado inactivo durante un amplio periodo de tiempo. El purgado de los radiadores se realiza mediante el purgador, un aparato que está colocado en uno de los extremos superiores del radiador. Así, existen dos tipos de radiadores:

  1. Con purgador automático
  2. Con purgador manual

purgador manual

Los radiadores con purgador automático

Los radiadores de aluminio suelen incluir un purgador automático porque son los más propensos a acumular aire en su interior. Con estos purgadores, el proceso de purgado se realiza de manera instantánea cuando el radiador detecta este problema, por lo que resulta muy cómodo.

Sobre todo, son muy efectivos en los radiadores que están instalados en esquinas o en lugares altos, donde el acceso al purgador es complicado.

Los radiadores con purgador manual

enciende la caldera para purgarEste tipo de radiadores presentan un purgador con una hendidura o un elemento giratorio para poder purgarlo con un destornillador o una llave inglesa. Para ello, hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Enciende la calefacción y espera a que los radiadores se calienten.
  2. Abre el purgador, con el destornillador o la llave inglesa según el tipo que sea.
  3. Coloca un recipiente debajo para recoger el agua que vaya a caer.
  4. Gira lentamente el tornillo hasta que se elimine el aire y salga agua.
  5. Cuando aparezca agua, cierra de nuevo el purgador.
  6. Por último, comprueba que la presión de la caldera está entre 1 y 1,5 bares cuando la calefacción esté apagada. Si está baja, debes meter agua en el circuito hasta que alcance estos niveles. Si está alta, deberás sacar agua a través del purgador hasta que llegue a la presión recomendada.

El purgado de los radiadores se debe hacer en un orden determinado, dependiendo del tipo de casa. En casas de dos o más plantas, lo habitual es que la mayor cantidad de aire se acumule en los radiadores de arriba. Por eso, es aconsejable empezar por estos, ya que en ocasiones los radiadores de abajo no es necesario purgarlos.

En casas de un solo piso, se debe comenzar el purgado por los radiadores más próximos a la caldera. Son los primeros que funcionan, y si no lo hacen correctamente, el combustible difícilmente llegará al resto.

Cómo purgar radiadores sin purgador

En los edificios antiguos, o no tan antiguos, que tienen instalado un sistema de calefacción central para todo el bloque, los radiadores de las casas no suelen tener purgador. Entonces, ¿cómo purgar los radiadores cuando llega el invierno?

Al conectar todos los pisos, el sistema de calefacción funciona como una casa unifamiliar de varias plantas: de arriba hacia abajo. Por eso, los purgadores se encuentran en los radiadores de la vivienda del último piso, y ese vecino será el encargado de realizar el purgado para todo el edificio.

De esta manera, cada comienzo del invierno, los vecinos deberéis hablar con el presidente de la comunidad o con el propietario del último, si es necesario sacar el aire del sistema de calefacción.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.