9 puntos clave para comprar un frigorífico

Comprar un frigorífico

El frigorífico es otro de los electrodomésticos clave en tu cocina. Todos necesitamos conservar los alimentos y comida preparada. Así que resulta casi indispensable contar con un frigorífico.

Si por un motivo u otro necesitas comprar un frigorífico, bien porque se te ha estropeado y el arreglo no compensa realizarlo,  o porque te cambias de casa o quizás estés interesado en  modificar la cocina y necesitas otro frigorífico que se adapte a tus circunstancias actuales.

Es conveniente pararse a pensar y valorar que tipo de frigorífico necesitas según tu ritmo de vida.  No te dejes llevar por las revistas de decoración o folletos publicitarios. Este tipo de información es muy útil para coger ideas, pero no como un detonante para tomar la decisión final sobre la elección de tu frigorífico.

El mercado ofrece una gran variedad de frigoríficos a precios económicos y con buenas prestaciones. Pero te recordamos que no olvides tus necesidades, que es lo más importante en la elección, no te dejes llevar por el diseño o el color, hay otras variables a valorar: espacio de tu cocina, presupuesto económico, prestaciones o el consumo energético del aparato.

9 puntos clave a tener en cuenta en la compra de un frigorífico

Comprar un frigorífico

1. Espacio disponible en tu cocina y tipo de cocina

Evalúa con detalle el lugar donde puedes colocar el frigorífico y si  el espacio cumple con las condiciones mínimas recomendadas para favorecer la ventilación. Te aconsejamos dejar entre 3 y 4 cm. por cada lado. Colócalo en el mejor lugar de la cocina, adaptándote a la propia distribución y diseño de la cocina.

Quizá por el diseño de tu cocina necesites adaptar el mobiliario al frigorífico o que se de el caso que necesites un frigorífico con unas medidas específicas, que no son las estándar. Pero no te preocupes, el mercado del electrodoméstico se ha adaptado perfectamente a las necesidades de los clientes.

2. Presupuesto disponible

Este es un factor importante. Una vez sepas el presupuesto para invertir en el frigorífico, puedes empezar a valorar los siguientes puntos clave.

3. Tipos de frigoríficos

Hoy en día puedes encontrar multitud de modelos y de marcas, decántate por la que más te interese. La variedad es tal, que te puedes llegar a sentir cierto bloqueo mental a la la hora de la elección del frigorífico. Te damos algunos ejemplos dentro de la tipología de frigoríficos que te puedes encontrar: frigoríficos combi, integrables, una o dos puertas, Side by Side, americanos, frigoríficos de al menos 70 cm., etc.

4. Prestaciones

El desarrollo de la tecnología ha propiciado la mejora y la evolución en las funciones de los frigoríficos.

Baldas y diferentes compartimentos: para colocar los alimentos en el lugar más adecuado y además de forma ordenada. Fíjate en que sean ajustables y modulables. Así podrás adaptarlas en el caso que lo necesites.

– Comprar un frigoríficoControl de la temperatura: puedes controlar la temperatura sin tener que abril la puerta del frigorífico, con el consiguiente ahorro de energía.

Luz: es aconsejable que sea luz LED, para fomentar el ahorro energético.

Tecnología No Frost.: esta prestación te va ahorrar tener que descongelar el frigorífico varias veces al año.

Frigoríficos inteligentes: con prestaciones adicionales relacionadas con el denominado Internet de las cosas. La tecnología te permite que tu interactúes con el aparato eléctrico a través de Internet, independientemente del lugar donde te encuentres. Puedes recibir información si la nevera se ha quedado abierta. Puedes introducir la fecha de caducidad de los productos y el frigorífico te avisa con un mensaje que un determinado producto se va a caducar, así evitarás tener que tirar los alimentos o la comida.

Sistema de conservación: el cajón hyperFresh permite conservar las frutas, verduras,  carnes y pescados frescos durante más tiempo.

5. Consumo energético

A la hora de elegir el frigorífico para tu cocina, no olvides consultar la etiqueta energética y prestar especial atención los frigoríficos más eficientes, con categoría A++ o A+++, la eficiencia más cerca de ti. Así podrás ahorrar en tu factura eléctrica.  Bien es cierto,  el precio de este tipo de modelos es superior, pero a medio y largo plazo recuperarás la inversión.

6. ¿Con qué asiduidad realizas la compra y qué tipo de alimentos almacenas y organizas?

Comprar un frigorífico

Debido a tu rutina habitual, bien por motivos de trabajo o profesionales realizarás la compra con cierta periodicidad u otra. Pregúntate lo siguiente: ¿el número de miembros en la familia? ¿cuántas visitas sueles recibir en casa? ¿lo utilizas más como frigorífico o como congelador o como una combinación de ambas. Son factores de suma importancia a la hora de decantarte por un modelo u otro.

7. Diseño estético

Como tu mismo puedes comprobar la mayoría de los diseños de los frigoríficos aportan un toque de distinción, elegancia, sofisticación y modernidad a tu cocina. En los últimos años son tendencia los frigoríficos con un acabado en acero inoxidable. Pero siguen siendo un clásico los frigoríficos lacados en blanco, aportan sobriedad y luminosidad al espacio de tu estancia.

8. Mantenimiento y cuidados

La vida útil de un frigorífico de calidad suele estar entre  10 y 16 años. No olvides tener en cuenta unos cuidados mínimos para alargar un poco más la vida útil del frigorífico.

9. Reparaciones

Estudia si te compensa contratar un servicio adicional de reparación de electrodomésticos o si te sirve simplemente con el servicio técnico de la marca de tu frigorífico. Si tu eres de esas personas autodidactas o tienes conocimientos en materia de electrodomésticos, quizás puedes arreglar tu mismo los posibles fallos que te puedan surgir con el frigorífico.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.