5 consejos para descongelar el congelador correctamente

descongelar el congelador

La formación de hielo es algo habitual en todos los congeladores. Con el paso del tiempo, la humedad que se acumula en el interior, se acaba condensando si no existe una ventilación adecuada.

Los congeladores que incorporan la tecnología no frost eliminan el hielo automáticamente pero no todos integran esta función. De esta manera, los bloques de hielo formados obligan a que el funcionamiento del congelador sea mayor y, por tanto, consuman más energía.

Además, este sobreesfuerzo de funcionamiento también produce que los alimentos no se conserven igual de bien que en condiciones normales.

 

¿Cuándo hay que descongelar el congelador?

Ante esta situación, es imprescindible saber cuándo hay que descongelar el congelador.

  • En las cámaras frigoríficas sin descongelado automático, hay que hacerlo cuando alcanzan los 5mm de espesor, o cuando se acumule en las espirales del compresor.
  • En los congeladores no frost pese a que tienen descongelación automática, es recomendable hacerlo una vez al año para mejorar su funcionamiento.

 

Pasos para descongelar el congelador

Antes de proceder a la descongelación, es importante la planificación de esta actuación para que sea lo más rápido y sencillo posible. La mecánica es la misma que al descongelar un frigorífico.

 

1- Apaga y vacía el electrodoméstico

Desconecta de la corriente el congelador, ya que así evitarás que consuma demasiada energía y que sea más seguro el proceso de descongelación.

A continuación, vacía todo el contenido del mismo, manteniendo la comida fresca en el fregadero o dentro del baldes con hielo si es posible para que no se deshiele. También basta con mantenerlo en un área fría es suficiente si no le dedicas demasiado tiempo a la tarea. Quita también los cajones y las baldas para dejarle completamente vacío.

descongelar el congelador

2- Toma precauciones

Cubre el suelo con papel de periódico o toallas para absorber el agua que se desprenda cuando el hielo se derrita. Así evitarás un resbalón mientras limpias el electrodoméstico o un gran charco de agua que luego tendrás que limpiar.

 

3- Derrite el hielo

Para hacerlo existen diferentes métodos. Puedes escoger el que creas conveniente:

 

  • De manera natural

Puedes esperar a que el hielo se derrita de forma natural. Deja abierta la puerta y según vaya entrando el calor el hielo se irá derritiendo. Para ello es mejor que pongas un balde en el que caiga el agua.

Esta forma es la más segura pero también la más lenta. Si no tienes prisa y la zona donde vives es muy cálida, puede ser la mejor opción de descongelar el congelador.

 

  • Con agua caliente

Es el método más tradicional. Pon una olla con agua caliente en el interior del congelador y cierra la puerta. Esto provocará que el hielo se derrita con mucha más rapidez que de la forma anterior. Una vez derretido recoge el agua de dentro.

Aunque es muy sencillo, la olla caliente puede dañar el suelo o el estante del congelador. Por eso, apóyalo sobre un trapo o una toalla gruesa.

 

  • Con un secador de pelo

Teniendo precaución es una forma rápida y sencilla de descongelar el congelador. Para ello, no lo acerques mucho a las bobinas o a las paredes del electrodoméstico ya que el alto calor podría dañar el congelador, y evita tocar el hielo o el charco de agua directamente con el secador o con el cable: mantenlos alejados.

 

  • Con un ventilador

Igualmente, el aire de un ventilador también puede descongelar el hielo del congelador. Así, el aire circulará limpio por el interior del aparato. Pero, para ello, la temperatura de la vivienda tiene que ser cálida.

 

  • Con una espátula caliente

También puedes calentar una espátula de metal al fuego y rascar el hielo para que se derrita. Si optas por este método no te olvides de ponerte unos guantes para no quemarte.

 

4- Elimina el hielo

Una vez puesto en práctica alguno de estos métodos de descongelación, el hielo se habrá reducido considerablemente y lo normal es que se haya despegado de las paredes y esté prácticamente derretido.

Ahora será más fácil eliminarlo con una espátula o con la propia mano. En el caso del agua, bastará con un paño absorbente.

descongelar el congelador

5- Limpia el congelador

Cuando ya has eliminado todo el hielo y el agua, puedes limpiar el congelador. Para ello, no utilices jabón ya que se puede pegar posteriormente a los alimentos y además es difícil de aclarar.

Lo mejor es aplicar dos cucharadas de bicarbonato de sodio a un litro de agua y frotar con un paño las paredes del aparato. De esta manera, además de limpiarlo evitarás los malos olores. Después sécalo bien.

 

6- Conéctalo a la corriente

Tras limpiarlo y secarlo, ya se puede volver a conectar a la corriente y ponerlo de nuevo en funcionamiento. Verás como el consumo energético será mucho menor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.