3 recetas para cocinar con tu lavavajillas

Cocinar con tu lavavajillas

 

¿Sabías que puedes cocinar con tu lavavajillas mientras lavas los platos? La científica de medioambiente, bloguera y escritora Lisa Casali es quien ha creado y popularizado esta técnica.

Embajadora de alimentos de bajo impacto ambiental de WWF y de pesca sostenible del MSC, hacen de su cocina a través del lavavajillas, de algo novedoso y que merece la pena conocer. Cree tanto en esta técnica que ha publicado un libro en el que podremos encontrar varias recetas y consejos.

 

Reglas para cocinar de modo seguro con tu lavavajillas

Antes de ponernos a cocinar con nuestro lavavajillas, tenemos que tener en cuenta estas sencillas reglas.

  1. Higiene y limpieza
  2. Recipientes apropiados
  3. Calidad de las materias primas
  4. Correcta conservación
  5. Organización

Es imprescindible que tengamos esto muy claro, ya que aunque esta técnica de cocción sea sencilla y presente muchas ventajas en temas de consumo y cuidado para el medioambiente; también pueden traer algún riesgo. Vamos a ver un poco más de cada una.

Higiene y limpieza

La cocción con el lavavajillas nos aporta los mismos beneficios que cocinar a baja temperatura. Tenemos que tener muy claro que todos los utensilios que utilicemos estén muy limpios, además de las superficies de trabajo donde elaboremos las preparaciones iniciales. También es importante que los paños que utilicemos estén limpios a la hora de secarnos las manos.

Todo esto parece de sentido común, pero no siempre caemos en la cuenta de ello. Hay que tener en cuenta que a temperaturas inferiores a 50ºC existe una proliferación de bacterias que es necesario limitar, y la higiene es una de las principales maneras de evitarlo.

 

Recipientes apropiados

Para que los alimentos queden totalmente aislados y no entren en contacto ni con el detergente ni con el agua del lavado del lavavajillas, es importante que estén correctamente cerrados todos los recipientes que utilicemos. Los mejores recipientes son aquellos tarros que permiten cerrarse herméticamente o bolsas de envasado al vacío aptos para la cocción.

En el mercado podemos encontrar gran variedad de tarros, los más adecuados pueden ser tanto los de tapa de rosca, que se utilizan para las conservas, como los que tienen cierre de bayoneta.

Mientras que para las bolsas de envasado al vacío, es muy importante asegurarse de que se pueden utilizar para la cocción, ya que no todas sirven para ello.

Cocinar con tu lavavajillas

Calidad de las materias primas

La cocción tanto en los tarros como en las bolsas a baja temperatura potencian los sabores y olores de los ingredientes, ya sea para lo bueno como para lo malo. Por lo que si utilizas ingredientes frescos y de alta calidad, obtendrás mejores resultados que si utilizas ingredientes de baja calidad o no son frescos.

 

Correcta conservación

Evitarás bacterias patógenas utilizando productos de calidad y bien conservados. Por lo que para evitar riesgos para la salud no deberás dejar durante mucho tiempo los alimentos a temperaturas entre los 20ºC y 50ºC, aproximadamente. Es aconsejable que tengas los productos en el frigorífico hasta que vayas a cocinarlos en tu lavavajillas. Si vas a usas productos congelados, descongélalos en el frigorífico y nunca a temperatura ambiente para evitar romper la cadena de frío de manera brusca, evitando así bacterias.

Una vez el lavavajillas termine su ciclo de lavado, y por consiguiente, el cocinado lleva la comida a la mesa o introdúcela en el frigorífico.  Evitando dejar las bolsas y tarros en el lavavajillas durante una hora más después de terminar. Alimentos como la carne, hortalizas, frutas y cereales se pueden consumir durante los 3 días posteriores; mientras que los pescados, crustáceos y moluscos es mejor consumirlos con rapidez, ya que tardan menos en deteriorarse.

 

Organización

Planificar las comidas para varios días hará de tu cocinado mediante el lavavajillas más eficiente. Ya que puedes lavar tu vajilla a la vez que cocinas, planifica los tiempos que necesitarías para cocinar todo correctamente y su posterior conservación o consumo, y dejar tu vajilla impecable.

Si dispones de una tarifa de electricidad nocturna, puedes cocinar menús completos para los días posteriores mientras descansas. Con ponerlo unas 2 horas antes de dormir es suficiente para que puedas conservar los platos elaborados en el frigorífico.

 

 

Recetas para que cocines con tu lavavajillas

Sorprende a tus comensales con estas 3 recetas, dos platos principales y un postre. Coge papel y boli y apunta.

Cocinar con tu lavavajillas

Cigalas con crema de pimientos verdes

  • 4 tarros de 250 ml
  • Tiempo máximo de conservación: 1 día

Ingredientes

  • 12 cigalas
  • 1 pimiento verde grande o 2 pequeños
  • 250 gr. de tomates pequeños
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Lava y seca los tomates. En una sartén, calienta una cucharada de aceite. Una vez caliente añade el ajo pelado, los tomates, el azúcar, sal y pimienta. Deja cocer durante 5 minutos a fuego lento con la tapa puesta.

Lava el pimiento y trocéalo para trituarlo con una batidora junto con dos cucharadas de aceite, echándolo en forma de hilo mientras se va batiendo. Salpimenta y repártelo en los tarros.

Pela las cigalas y póngalas en la crema de los pimientos junto con los tomates. Sazona con un chorrito de aceite, sal y pimienta. Cierra los tarros.

Colócalos en el lavavajillas con el programa Normal. Al finalizar el lavado, conserve los tarros en el frigorífico o sírvalos de inmediato.

 

Cuscús con almejas, garbanzos y mejillonesCocinar con tu lavavajillas

  • 4 tarros de 350 ml
  • Tiempo máximo de conservación: 1 hora

Ingredientes

  • 200 gr. de cuscús precocinado
  • 300 gr. de almejas
  • 350 gr de garbanzos hervidos
  • 300 gr. de mejillones
  • 1 rodaja de pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramita de perejil
  • 1/2 copa de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Sumerje los mejillones y las almejas en agua fría. Pica el diente de ajo pelado y el perejil.

En una sartén calienta 2 cucharadas de aceite y añade el ajo y el perejil picados hasta que queden dorados. En cuanto empiece a chisporrotear el aceite, incorpora los mejillones y las almejas, dejándolos cocer durante unos minutos, con la sartén tapada, hasta que se abran. Salpimenta y riégalo con el vino blanco, dejándolo evaporar. Apaga el fuego.

Retira los moluscos de las conchas y resérvalos para más adelante. Cuela el agua de cocción con un colador de rejilla fina.

Reparte el cuscús, los garbanzos y el pimiento previamente cortado en dados en los tarros. Coloca encima los moluscos y vierte unas 4 cucharadas del líquido de cocción de éstos en cada tarro. Riega con un chorrito de aceite y remueve. Cierra los tarros e introdúcelos en el lavavajillas.

Colócalos en el lavavajillas con el programa Normal. Al finalizar el lavado, sírvelo.

 

Melón al caramelo y pimientaCocinar con tu lavavajillas

  • 1 bolsa de envasado al vacío
  • Tiempo máximo de conservación: 3 días

Ingredientes

  • 1 melón
  • 150 gr. de azúcar
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Corta el melón por la mitad y, con una cuchara, vacía la parte central para retirar todas las semillas. Pela las 2 mitades del melón manteniéndolas enteras.

Introduce el melón en una bolsa de envasado al vacío y pon en marcha el programa Normal de tu lavavajillas. Una vez finalice el ciclo de lavado, introduce la bolsa en el frigorífico.

Antes de servir, una vez se haya enfriado por completo, sácalo del envase y córtalo en rodajas finas. Emplata y condimenta con la pimienta.

Para el caramelo: vierte el azúcar en un cazo con 2 cucharadas de agua y cuece a fuego medio. Deja cocer sin remover hasta que adquiera un color ámbar. Añade una pizca de sal y viértelo sobre el melón.

 

¿Qué te han parecido? Comparte tus recetas y opiniones con nosotros.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.